El monitoreo inteligente es más que monitoreo

Producir XXI, octubre 2021

El Monitoreo inteligente es más que monitoreo

Equipo Técnico ALLFLEX

Forrajes Biscayart Semillas

Un productor usuario del sistema cuenta cómo fue su experiencia y cómo mediante la innovación, logró mejorar y estabilizar sus indicadores productivos. También el impacto positivo que esto generó sobre su equipo de trabajo, gracias a una gestión más eficiente.

El monitoreo inteligente es una tecnología que permite al productor trabajar más tranquilo y garantizarle buenos resultados. Es una realidad que día a día crece en Argentina. Hoy, a través del sistema Allflex, se controla la reproducción, la salud, y el bienestar de más de 75.000 vacas, logrando tasas de detección de celo del 78% y disminuyendo la mortandad de vacas en 4 puntos porcentuales.

Historias de productores

Sebastián Brizio, es Ingeniero Agrónomo, propietario y responsable del tambo en Cañada Rosquin, Santa Fe. En 2014 decidieron invertir en el sistema de monitoreo Allflex, debido a que tenían problemas de salud en el rodeo. El mismo permite medir la rumia y la actividad animal en forma instantánea y en todo momento lo que permite saber el estado de salud y de celo de los animales. Lo fueron implementando de manera progresiva, primero atendiendo a la problemática de salud y luego se fue incorporando en lo que es la detección de celo.

Los resultados son bien cuantificables gracias a las alarmas que le permiten estar un paso adelante en la detección de los problemas de salud. Pasaron de tener 55 vacas muertas al año a 24 lo que significa alrededor de una 60% de reducción de la mortandad en el rodeo. En cuanto a la tasa de detección de celo pasó del 45% al 70% dejando un 23% de tasa de preñez.

Un antes y un después

Los collares les permitieron ordenarse de tal manera que cualquier desvío, por más mínimo que sea, se nota y mucho. De ésta manera se logró una reducción importante en el tiempo de trabajo de los operarios, y una mejor interacción entre todas las personas que trabajan en el tambo. 

Sebastián comenta que “como toda implementación de una nueva tecnología en un principio fue un desafío. Hacer que los operarios lo utilicen en su rutina diaria al principio llevó su tiempo. Pero el tiempo demostró que la tecnología funciona pasando a ser imprescindible en el tambo”. La próxima inversión para potenciar a los collares es comprar una puerta apartadora para hacer más eficiente el proceso de selección de vacas para su tratamiento o inseminación.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 2 =