Vaca en transición: el consumo es un factor clave

Vaca en transición: el consumo es un factor clave.

Mariano Peralta

Depto Técnico de Vetifarma
mperalta@vetifarma.com.ar

La vaca en transición es aquella que está entre los 21 días preparto y los 21 días posparto. Hay abundante investigación que demuestra la importancia fundamental de este período en las vacas de tambo.

En los últimos años se ha desarrollado mucha tecnología en nutrición animal con el objetivo de poder acompañar la increíble evolución genética de las razas lecheras, que en sistemas donde crece la intensificación se aumenta la producción individual. Sin saber donde está el límite de todavía.

La mayor parte de la investigación científica que da crédito al desarrollo tecnológico, se ha realizado para la etapa de transición de la vaca de seca a lactancia. La mayoría de los trastornos metabólicos que afectan a las vacas durante el periparto están interrelacionados y se relacionan con la dieta suministrada durante el preparto.

El metabolismo cambia de golpe

Desde el punto de vista metabólico, la demanda de nutrientes que requiere una vaca cambia muy abruptamente. Se triplica la demanda de glucosa, se duplica la de aminoácidos, se quintuplica la de ácidos grasos y se triplica aproximadamente la demanda de Calcio. Todo esto, favoreciendo el uso de glucosa por la glándula mamaria para la síntesis de leche. También adapta el metabolismo de lípidos produciendo una movilización de reservas de grasa (lipólisis) para cubrir las demandas energéticas. Pero una de las características más importantes, es al bajo consumo de alimento en la lactancia temprana.

Gran relación entre nutrición y salud animal

Un área emergente de investigación del manejo de la vaca en transición es la consideración de interrelaciones con el sistema inmune. La vaca en transición experimenta un período de reducida capacidad inmunológica durante el periparto, afecta múltiples funciones de varios tipos celulares y dura entre 3 semanas preparto y 3 semanas posparto. La consecuencia de la inmunodepresión es que las vacas son más sensibles a la invasión de patógenos y por ende a enfermedades. La causa de la inmunosupresión del periparto es multifactorial, pero parece deberse a los cambios fisiológicos relacionados al parto y al inicio de la lactancia y a factores metabólicos asociados con estos eventos.

El consumo de alimentos es una gran limitante

EL consumo de materia seca (CMS) es un factor clave en el desarrollo de patologías de la transición. Sin embargo, es un parámetro que no siempre es observado y bien tomado en cuenta en el manejo de los tambos. La hipocalcemia reduce la motilidad ruminal y el exceso de movilización de grasa corporal, reduce el consumo. Este menor consumo lleva a un balance energético negativo (BEN). El BEN, medido como ácidos grasos no esterificados (AGNE) en plasma, está altamente correlacionado con el CMS.  Esto es lo que muestra la figura 1.

Los factores que más afectan el CMS son:

  • Stress y enfermedades. Es quizá el mas frecuente de las causas en la argentina. El calor y humedad en verano de muchas zonas productoras, el exceso de barro en inviernos lluviosos, a mala calidad del agua o falta de accesibilidad en los piquetes de pre-parto, son ejemplos de estos claros de este problema de reducción de consumo. El no control de los kg de los alimentos entregados, hacen que se desconozca y reduzca el consumo voluntario de MS.
  • Exceso de condición corporal (vacas gordas). Ya es por todos conocidos el efecto de vacas gordas sobre la gran incidencia de vacas caída, cetosis y otras patologías de la transición.
  • Exceso consumo energía pre-parto. Independientemente de la condición corporal la alimentación con excesos de energía, aún moderados, durante el período de seca, es muy perjudicial para la producción y reproducción futura de la vaca. Como así, también un exceso en la cantidad almidón como fuente de esa energía.

Si podemos tomar medidas de manejo, que reduzcan el impacto de estos factores sobre el consumo, y se continúan con las medidas nutricionales conocidas (balance mineral, sales aniónicas, etc.), seguramente la eficiencia en el uso de esas tecnologías mejore. Y por ende se reduzca significativamente los problemas en el peri-parto.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 8 =