Polvitos mágicos… ¿cuerpos perfectos?

Producir XXI, septiembre 2021

Polvitos mágicos... ¿cuerpos perfectos?

Lic. Josefina Marcenaro
Licenciada en Nutrición
jmarcenaro@hotmail.com

¿Qué son los polvos mágicos?
Hace tiempo que las dietas de moda y las soluciones mágicas para la obesidad y el sobrepeso nos atormentan en las redes y pantallas. Influencers que recomiendan y aconsejan, famosos que cuentan su experiencia y se muestran pulverizando sus platos de comidas ricos en carbohidratos con “polvos mágicos” que inhiben la absorción de los hidratos de carbono y por eso dicen tener el cuerpo que tienen.

El componente activo principal de uno de los polvos mágicos más publicitado y que consultan constantemente es la faseolamina. Ésta es una proteína que se extrae de las vainas de la judía blanca (el poroto blanco que todos conocemos). Su función es inhibir la enzima alfa-amilasa y por tanto de frenar su acción.

La Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) informó que los llamados «Alimentos antiobesidad» (suplementos dietarios de venta libre) aumentaron un 198%. Entre ellos están el Satial, AMPK y Metabolic Cla, el primero es un bloqueador de hidrato de carbono y los otros dos son complejos enzimáticos.

¿Es la solución?
Pensemos: si estos suplementos con recomendaciones mágicas funcionaran ¿por qué Argentina tiene un porcentaje tan alto de obesidad? Si es tan fácil, ¿cómo puede ser que el problema no esté resulto ya?

Una de las leyes de la nutrición, establecidas por el médico Pedro Escudero y padre de la nutrición como especialidad en Argentina, es la calidad. Esto quiere decir que una buena dieta debe aportar hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales. Siguiendo con las leyes de la alimentación tenemos la cantidad, armonía y adecuación. Entonces, ¿tenemos que sacar los hidratos de carbono o tenemos que comerlos en su justa medida? ¿Son los mismo los hidratos de carbono complejos que los simples, llenos de grasas y azúcares cómo suelen mostrar en las publicidades? Claramente la respuesta es NO.

Personalmente creo que para un problema tan grande como es la obesidad no debemos proponer resultados mágicos inviables porque generamos aún más frustración en el paciente. La solución al problema no es fácil ni rápida. Se debe trabajar individualmente y modificando hábitos. De nada sirve promover comer postres con gran carga de azúcares o tortas o pastas blancas y colocar el polvo mágico si no estamos modificando el verdadero problema. Promovamos hábitos saludables, como aumentar las verduras en nuestros platos, más actividad física, porciones adecuadas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − dos =