Dietas: consultar con un especialista

Producir XXI, octubre 2020

Dietas: consultar con un especialista

Lic. Josefina Marcenaro

Licenciada en Nutrición

jmarcenaro@hotmail.com

Comenzar un plan nutricional (mal llamado “dieta”, ya que ésta es el hábito alimenticio de las personas) sin consultar a un profesional especialista del tema y sin trabajar acompañado por el mismo es un grave error.

Para no fracasar en el intento

Actualmente es muy fácil conseguir información en línea de consejos alimentarios, “dietas de moda” o bien siguen la que fue pensada para un amigo o conocido y a éste le dio resultado. Pero antes de cualquier cambio alimentario es primordial visitar al nutricionista para evaluar el estado de salud y los hábitos de vida. Tener en cuenta estos aspectos permite elegir una alimentación balanceada y segura para cada individuo ya que no somos todos iguales ni necesitamos las mismas cosas. La aquí es que tantos fracasan, ya que las mismas no se adecuan a sus hábitos, a sus rutinas, gustos o costumbres.

Un buen nutricionista siempre te ayudará a mejorar tus hábitos alimenticios y tendrá en cuenta tus requerimientos individuales, especialmente en situaciones como el embarazo, la lactancia, el deporte, la vejez, la niñez, la adolescencia, o en casos de enfermedades con requerimientos especiales. Siempre va a diseñar un plan personalizado para lograr mejorar o mantener un buen estado de salud, dependiendo del individuo.

Soy una convencida de que para lograr cambios hay que trabajar en hábitos, tener el “cuerpo y la mente” en armonía, como digo siempre, ya que de nada sirve saber que tengo que hacer tal o cual cosa (porque me lo dice la nutricionista) si yo no estoy convencido o mi cabeza está completamente segura de otra cosa.

Por ello, aquí van algunos ejemplos en los que un especialista podría ayudarte:

  • Cambio de hábitos alimenticios para mejorar nuestra salud en casos como: enfermedades cardiovasculares, problemas renales, intolerancias o alergias alimentarias, diabetes, cáncer…
  • Problemas de tracto digestivo como por ejemplo la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, distención abdominal, ulcera, gastritis, etc.
  • Ayuda en la pérdida, ganancia o mantenimiento de peso, cubriendo siempre nuestras necesidades nutricionales, teniendo en cuanta la edad, situación biológica, desgaste, etc.
  • Situaciones como el embarazo o la lactancia, donde los requerimientos de macronutrientes, calorías, vitaminas y minerales se ven aumentados
  • Asesoramiento nutricional en todas las etapas de la vida, ayudando desde la niñez hasta la vejez a llevar una dieta adecuada y personalizada tanto en los momentos de salud como en los de enfermedad.
  • Mejora del rendimiento en deportistas, ayudando a cada deportista a conseguir sus objetivos según el tipo de deporte que practique.
  • Evitar las famosas dietas milagro, lainformación sin valor científico de interneto la “dieta” que siguió un amigo. Cada uno es único, y por más que dos personas busquen el mismo objetivo, seguramente las recomendaciones no serán las mismas para ambas porque cada una es un mundo, con emociones diferentes, tradiciones diferentes y, por ende, hábitos de vida diferentes.
  • Consultar con un profesional especialista ayudará a conseguir nuestras metassin tener problemas a largo plazo y cuidando nuestra salud.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + dieciocho =