Cuando de bebidas hablamos

Una buena nutrición incluye la correcta hidratación

Cuando de bebidas hablamos

Lic. Josefina Marcenaro

Licenciada en Nutrición

jmarcenaro@hotmail.com

Hidratarse es clave, muchos consultan si sólo cuenta el agua o si las infusiones, los jugos y/o otras bebidas ayudan.  Hay que saber que “todo suma y ayuda” a mantenernos hidratados.

Hidratarnos es lo esencial

Es esencial reponer las pérdidas de agua y de sales para mantener un nivel de hidratación normal.  Tanto el agua proveniente de los alimentos como de las bebidas son útiles para tal fin. Se calcula que de la cantidad total de agua que requiere el cuerpo, un 20-30% proviene de los alimentos y un 70-80% de las bebidas, pero estas cifras pueden variar significativamente según la dieta que cada persona escoja. Si uno tiene una alimentación más rica en frutas y verduras, su aporte será mayor.

El agua

Existen diferentes tipos de agua disponibles para el consumo: agua corriente o de la canilla, agua de pozo, agua embotellada, agua mineral, agua purificada, etc. Todas las aguas utilizadas para el consumo tienen que cumplir las normativas legales y de calidad, deben ser potables. El agua tiene muchas ventajas, incluyendo su disponibilidad y costo, pero para muchos el no tener sabor es un impedimento para ser consumida.

Jugos

Por código jugo de fruta debe utilizarse sólo para bebidas que están compuestas por un 100% de jugo de fruta puro y que contienen azúcares que provienen de la fruta, como son la sacarosa, la fructosa y la glucosa.

Leche, helados y batidos

La leche contiene varios nutrientes esenciales, además de aportar cantidades significativas de agua (más del 85%).

Los helados y los batidos pueden hacerse con una base de agua o leche. Normalmente cuentan con otros ingredientes, y contienen aromas y azúcar o edulcorantes acalóricos. Estos productos aportan energía ya que contienen azúcares, grasas y proteínas.

Infusiones

Las infusiones se preparan con agua y hierbas o partes de la planta como son sus flores o sus frutos, y pueden tomarse calientes o frías.

Refrescos

Un refresco es una bebida sin alcohol, que puede ser carbonatada o no, y que contiene saborizantes, edulcorantes acalóricos o calóricos y otros ingredientes. Las más comunes son las gaseosas y las aguas saborizadas.

Bebidas isotónicas

Las bebidas isotónicas están diseñadas para reducir el desequilibro de agua, minerales y energético causado por la práctica de actividad física. Estas bebidas contienen pequeñas cantidades de hidratos de carbono (azúcares) y de electrolitos como el sodio y el potasio para ayudar a reponer las pérdidas que se efectuaron durante la actividad física.

Lo principal: escuchar a nuestro cuerpo, alimentarnos de manera variada y equilibrada… no esperar a tener sed.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 1 =