Estrategias de fertilización en maíz

Producir XXI, octubre 2021

Estrategias de fertilización en maíz

El maíz es el gran protagonista de la campaña 2021/22. Así lo afirma Fertilizar Asociación Civil, y presentó pautas concretas que podrían mejorar un 20% el rendimiento con muy buenos resultados económicos.

 

El coordinador técnico de Fertilizar A. C., Ing. Agr. Andrés Grasso, compartió algunas pautas generales a la hora de fertilizar este cultivo:

✔Diagnóstico con análisis de suelo que ayude a conocer integralmente la heterogeneidad de los ambientes (“¿Cuánta producción potencial puede sostener cada ambiente? ¿Cuáles son las restricciones más representativas que deben gobernar mis decisiones de manejo de los fertilizantes?”).

✔Interpretación de la información generada en el diagnóstico y realizar la recomendación de fertilización.

✔Planificación de Estrategias: el planteo de uso del fertilizante. “A la hora de fertilizar tenemos que hacerlo bajo las buenas prácticas de uso de nutrientes con el objetivo principal de sincronizar la oferta de nutrientes con la demanda del cultivo, en el momento y lugar correcto (cantidad y tipos de nutrientes)”.

✔Trabajar con asesoramiento profesional, ya que el costo del asesor se recupera muy ampliamente con apenas cualquier diferencia de rinde que seguro se logra.

Grasso resaltó que frecuentemente son generalizadas las aplicaciones de nitrógeno (N) y fósforo (P), pero advirtió que hay que incorporar otros nutrientes que actualmente son deficitarios como azufre (Z) y zinc (Zn).

El técnico explicó que hay dos nutrientes que determinan principalmente la variabilidad de rinde: el N y el P. Sobre la aplicación de cada uno, indicó que para nitrógeno “por cada tonelada de maíz que va a demandar el ambiente productivo y el híbrido, necesitamos tener disponible (suelo más fertilizantes) 22 kilos de N por hectárea” y si atrasamos la fecha de siembra es recomendable aplicar el fertilizante al momento de la siembra, y no dividir la dosis.

En el caso del fósforo, Grasso recordó que el 70% de la superficie agrícola es deficiente e indicó que, independiente de la fecha de la siembra, aplicar dosis de reposición (entre 120 y 130 kilos de MAP, DAP o superfosfato triple) siempre nos posiciona en los planteos de máximo rinde. Los manejos de suficiencia no logran abastecer los requerimientos del cultivo y el impacto es doble, por un lado restringe la productividad y por el otro afecta la fertilidad del suelo.

Para el azufre, aconsejó 10 kg/ha cuando se trata de suelos de baja materia seca y suelos arenosos o con un uso intensivo de la agricultura, ya que pueden aportar hasta 700 kg extra en maíz. Y en zinc, recomendó realizar aplicaciones de 1 ó 1,5 kg de Zn en suelo, o 500 a 750 gramos por vía foliar, para ganar entre 4% y 7% en rendimientos por ha.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × uno =