Medir el BA

Clave para el futuro de la actividad

Bienestar animal en el tambo

Med. Vet. Claudio E. Glauber.

Especialista en Producción Lechera

cglauber@fvet.uba.ar

El Bienestar Animal (BA) es una decisión empresarial de manejo, multifactorial, con fundamentos científicos, y debe ser un compromiso de todos los actores del tambo.

Medir el bienestar Animal

Además de un tema ético, el bienestar animal en los animales incide en los rendimientos económico-productivos. En un sistema con bienestar animal, las vacas lecheras producen más y mejor.

Con determinadas mediciones se define el nivel de BA según sanidad, comodidad, instalaciones adecuadas, estado de alimentación, seguridad y posibilidad de expresar su comportamiento innato por parte de los animales y el no padecimiento de sensaciones desagradables como dolor, miedo y angustia.

Los criterios de evaluación de BA  han sido propuestos por una entidad de renombre internacional que promueve un protocolo denominado WELFARE QUALITY (WQ) de la Unión Europea. Contempla factores que hacen a la producción y permiten medir o categorizar el nivel de BA que existe en un determinado rodeo lechero: instalaciones, nutrición, sanidad, manejo zootécnico, relación humano-animal, sistemas de alojamiento de los animales entre otros parámetros relacionados. La  medición  del BA debería cumplir ciertos requisitos:

  • Rápida y sencilla realización.
  • Simple y bajo costo, con personal entrenado y concientizado.
  • Repetible, exhaustiva y registrada.
  • Simple para el productor.

 

Las 5 libertades o Necesidades

Estas “5 libertades” son la base de trabajo en BA y cualquier medición requiere su consideración para animales de producción. Se refieren a:

  • Libres de hambre, sed y mala nutrición, libre acceso al agua fresca y dieta equilibrada según categoría y ciclo productivo.
  • Libres de incomodidades, ambiente adecuado y confort.
  • Libres de dolor, lesiones y enfermedades, con prevención adecuada y diagnósticos de certeza.
  • Libres para expresar comportamiento normal, espacio suficiente, caminos e instalaciones suficientes.
  • Libres de miedo y de distress (sufrimiento emocional) asegurando condiciones que eviten el sufrimiento.

Indicadores

Los cuatro principios básicos establecidos según el criterio establecido por Welfare Quality (UE), que ha sido utilizado en países de UE y aplicado en países vecinos como Brasil, Chile, México sobre sistemas semipastoriles y pastoriles semejantes a Argentina, donde ha sido adaptado con promisorios y buenos resultados:

  • Correcta alimentación
  • Buen alojamiento – instalaciones adecuadas
  • Optimo estado sanitario
  • Comportamiento adecuado

Como puede verse en el Cuadro N° 1, cada uno de estos principios requiere adecuación al sistema en cada categoría de animales y tambo en particular, personal calificado para la calificación, mediciones individuales o en grupo que deben ser no invasivas (no alterar el desempeño frecuente)

Como puede verse en el Cuadro N° 1, cada uno de estos principios requiere adecuación al sistema en cada categoría de animales y tambo en particular, personal calificado para la calificación, mediciones individuales o en grupo que deben ser no invasivas (no alterar el desempeño frecuente)

Valoraciones sobre los 4 principios básicos:

1. Alimentación adecuada

La malnutrición predispone a la aparición de enfermedades, en especial las relacionadas con desordenes metabólicos, y problemas de parto que afecta la subsecuente fertilidad. La visualización de la Condición Corporal (CC), escala 0 a 5 (0 muy flaca-5 exceso gorda), permite inferir el manejo de la alimentación, animales con grado de reserva corporal extrema o disminuida se encuentran con mayor riesgo de contraer enfermedades. La CC es necesario medirla con personal adiestrado. Es bueno establecer % de animales con CC normal. La condición corporal y el bienestar animal presentan una relación compleja sobre la que influyen factores diversos como mérito genético, alimentación y sistemas de producción.

Debería también medirse el estado de comederos y bebederos, consumo de agua segura, y realizar monitoreo de bosteo. La presencia de barro es un grave problema de bienestar animal en los tambos, con los consecuentes problemas de higiene y estrés animal, factores predisponentes al aumento de tratamientos.

En los animales en crecimiento, cambios repentinos de peso corporal pueden significar trastornos con bienestar animal. En estas categorías es muy recomendable pesar los animales mensualmente y establecer la GDP (Ganancia Diaria de Peso

2. Buen alojamiento

Es importante evaluar el confort y las comodidades. Tiempo requerido para echarse, el % de vacas con ubres sucias, % de vacas con flancos sucios y el % de vacas con patas sucias. También se debe apreciar la facilidad de movimiento, existencia de corrales de parición y vaca en transición, estado adecuado y mantenimiento de los caminos, tiempo de permanencia echada (descanso) y caminando.

3. Optimo estado sanitario

Primeramente es fundamental evaluar la ausencia de lesiones y la existencia de un Plan Sanitario preventivo y estratégico para cada categoría de animales del rodeo.  Los rodeos deben ser oficialmente libres de  brucelosis y tuberculosis. Tener un plan de prevención de mastitis y calidad de leche. La adaptación del plan sanitario adecuado a la región y sistema de producción es esencial para lograr buen estado de salud del rodeo en todas las categorías y tipos de enfermedades: infectocontagiosas, parasitarias, de manejo, nutricionales. Considerar un plan sanitario para cada categoría y su estrategia vacunal, y plantearse objetivos de bajos porcentajes de mortandad y morbilidad.

Salud de ubres: Los procesos inflamatorios ocasionados por mastitis clínica son dolorosos y se vinculan por esa vía con el bienestar animal y pueden relacionarse con menor longevidad en las vacas. También se encontró relación entre saneamiento ambiental basado en cantidad de estiércol producido por las vacas y en su entorno predictor de incidencia de mastitis. 

Las afecciones podales son consideradas de gran incidencia sobre el BA en vacas lecheras, provocan dolor y consecuencias  en la salud general, a nivel reproductivo y productivo. El 90% de las cojeras involucran al pie bovino y se relacionan con laminitis, ulcera de suela, dermatitis digital entre las más importantes. Enfermedades podales: Conocer prevalencia y origen, prevención, incidencia, acciones terapéuticas y estado de los caminos.

4. Expresar comportamiento

La expresión del comportamiento social  adecuado refleja el bienestar animal del rodeo. Relación humano-animal, zona de fuga o distancia/espacio que el animal considera propio, le provee seguridad e indica el grado de maltrato que pudo sufrir. Se debe evaluar la predisposición y tiempo de espera de Ingreso a la sala de ordeño, y el comportamiento en corral de espera.

Trastornos del comportamiento pueden reflejar problemas de bienestar animal, expresados como disminución de ingesta, alteraciones de locomoción y postura, menor tiempo de descanso, aumento de frecuencia respiratoria y jadeo son algunos de los signos que pueden aparecer. La buena predisposición de las vacas preordeñe para entrar a la sala refleja BA. Es muy importante valorar la ausencia de miedo es un pilar durante cualquier criterio de medición de BA.

  • Las vacas lecheras en los distintos sistemas de producción necesitan condiciones de bienestar y confort para expresar todo su potencial productivo.

  • Trabajar con sistemas de medición a través de indicadores de BA permite mejorar la productividad en general y sectores como calidad de leche en particular.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 9 =