Los Caminos

El campo aporta y el campo necesita

Caminos rurales: problema de todos

Cdor. Horacio Salaverri

Tesorero de CARBAP

Caminos siglo XXI para seguir creciendo

La provincia de Buenos Aires tiene 110.000 kilómetros de caminos de tierra a los que en su conjunto se les suele llamar red terciaria. Dentro de estos, en cada distrito están los que son de jurisdicción provincial, que generalmente son los denominados troncales y los de jurisdicción municipal. Debemos aclarar que aquellos de jurisdicción provincial en el último gobierno militar fueron traspasados, por lo menos a los efectos de su mantenimiento, a jurisdicción municipal, quedando su mantenimiento a cargo de estas últimas. Los municipios de la provincia de Buenos Aires, fijan una tasa denominada “tasa por servicios viales”  cuya recaudación debe afectarse al mantenimiento de los caminos rurales. El valor promedio de estas tasas es de alrededor de cinco dólares por hectárea y por año. Considerando la extensión rural de la provincia surge que el sector agropecuario abona a los municipios alrededor de $ 3.750 millones por año.

Hecha esta pequeña descripción, todos sabemos que la modificación tecnológica del sector lleva a que la utilización de estos caminos sea cada vez más frecuente, produciendo un claro deterioro de los mismos. Podemos decir que “son caminos del siglo XIX (19) para la producción del siglo XXI (21)”. Esto demuestra a las claras el deterioro que se ha producido en la red vial provincial y deja en evidencia la falta de mantenimiento por parte de los municipios en su gran mayoría.

Desde CARBAP hace cuatro años hemos desarrollado y presentado a las autoridades, como así también a los candidatos políticos en las distintas elecciones, un programa al cual denominamos “TECS” (transitabilidad, electricidad, conectividad y seguridad). Elementos que entendemos básicos no solo para la producción agropecuaria sino también para el hábitat rural. Es necesario acompañar el crecimiento innovador y tecnológico que presenta actualmente el sector con estos cuatro elementos que acabamos de citar.

Reconversión de los caminos para alcanzar la transitabilidad

En este caso, si hablamos sobre transitabilidad se hace necesario una primera etapa que denominamos reconversión de caminos rurales, lo que implica un estudio pormenorizado del estado de los caminos rurales y de su afectación también por obras de características hídricas. Una vez determinado esto, se debería realizar una fuerte inversión, básicamente en los denominados troncales, con colocación de alcantarillas, elevación de terreno, zanjeo, alcantarillado y dentro de lo posible entoscado de los mismos.

Cabe aclarar que hoy la provincia ha planificado obras sobre 12.000 kilómetros de caminos troncales. Está previsto realizar trabajos en alrededor de cuatro mil kilómetros por año, dando prioridad  a los distritos con producción lechera.

Se entiende que una vez que estas obras finalizan, se debe hablar del mantenimiento propiamente dicho. Sobre esto existen distintas modalidades de prestación del servicio:

  1. Los que están a cargo de la municipalidad
  2. Los que se hacen a través de consorcios viales conformados por municipios y productores
  3. Los que se hacen a través de cooperativas
  4. Los tercerizados.

 Es evidente que aquellos en lo que la municipalidad está a cargo, lamentablemente en la mayoría de los casos, lo recaudado por las tasas no es utilizado para la prestación del servicio y los fondos son desviados para otros fines. Es en este caso donde aparece el mayor deterioro de los caminos, donde el estado de los mismos es de malo a muy malo. Se hace necesario entonces explorar la posibilidad de que los productores se aboquen a esta temática, pero hay que dejar bien en claro que la obligación del mantenimiento de estos, es una obligación inherente a la los municipios. El involucramiento de los productores se hace necesario ante la desidia de los municipios en el mantenimiento de la red vial.

Las formas de cooperativas o tercerizaciones son otras de las variantes a utilizar en la prestación del servicio. El estudio realizado por CARBAP nos indica claramente que la eficiencia y eficacia en el mantenimiento de los caminos se hace a través de estas tres últimas modalidades que enumeramos.

El campo aporta y el campo necesita

Tenemos hacia adelante un gran desafío en la reconstrucción de la red vial terciaria, pero claramente hay que tener en cuenta la importancia de estos caminos. Para ayudar a dimensionar la relevancia de la red vial, podemos decir que Argentina exporta productos primarios o manufactura de origen agropecuario por un volumen que representa entre el 50 y 60% de las exportaciones argentinas. Cualquiera de estos productos exportados, en algún momento pasó por camino de tierra. Quiere decir esto, que dada la importancia económica que estos tienen, deben involucrarse las provincias y la nación, ya sea aportando elementos técnicos o recursos. El dejar que la reconversión y mantenimiento de los caminos rurales estén sólo en manos de los municipios, significa dejarlo en manos de los aportes de los productores. Actuar de este modo indica que no se comprende cabalmente ni la realidad ni la importancia del tema.

Participe!

  • Los caminos que necesitamos debieran ser del siglo XXI y no del XIX.
  • Hay que tener una mirada amplia hacia el futuro y comprender la necesidad de proporcionar todos los recursos económicos que fueran necesarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + 16 =