Aportes para pensar la lechería

Aportes para pensar la lechería

Una entrevista al Ing Agr Eduardo Garcia Maritano, productor y asesor de tambos, extractada de una nota radial del periodista Walter García, de Red Agro, 9 de Julio.

¿Perspectivas en relación a las políticas implementadas frente a un cambio de gobierno?

Esta sensación que tenemos de cuerda floja es porque Argentina todavía en lechería está leyendo el libro al revés, es decir que la lechería cree que empieza en el tambo, y en realidad esta empieza en los consumidores, del país y del mundo. Es decir, yo como productor hago leche porque en la otra punta hay un consumidor que me está demandando un producto lácteo. Esto es fundamental porque la posibilidad de generar materia prima depende de que mercados vayamos a tener en función de esa demanda. 

Argentina hoy por hoy tiene saturada la producción de materia prima para abastecer el mercado interno, y no ha generado en estos últimos 20 años una estrategia consistente para conquistar mercados externos. Esto genera una cíclica saturación de los productos lácteos en el mercado doméstico porque no tienen otra salida, decantando en lo que todo el mundo ve: por un lado productos lácteos a precios más caros que la región y por otro, productores que se funden o salen de la actividad.

La saturación de productos lácteos tiene como única salida las compras que hace el mercado interno, que se convierten en los únicos compradores (o técnicamente hablando en compradores de última instancia) y éste está influenciado fundamentalmente por los agentes comerciales, tanto pequeños almacenes como grandes cadenas.

Hace 20 años que Argentina produce la misma leche con menos tambos. Esto no es una gran noticia, porque en realidad se está perdiendo arraigo, se pierde gente, familias y se pierde también mucho dinero que deja de moverse en cada pueblo, se va achicando la economía local.  Nunca debemos olvidar que la lechería genera un puesto de trabajo cada 50-60 hectáreas, pero si se cierran tambos y su tierra pasa a la agricultura es un puesto de trabajo cada 500-600 has.

¿Cuánto puede hacer el Estado para mejorar la situación de la renta y la presión tributaria?

El rol de los poderes ejecutivos a nivel nacional, provincial y municipal debe ser bien entendido: No es su función mediar en problemas de renta de negocios entre privados.

Sin embargo es lo que más se intenta, (se han dado subsidios por ejemplo), y no se hace lo que indica el mandato constitucional y objetivo de su función, que es  hacer cumplir las leyes para que las relaciones entre privados sean equitativas, (Const Arg arti 99 inc 2).

Si acordamos que el semáforo no se cruza en rojo, y los vehículos pasan sin respetarlo llevando por delante peatones y ciclistas, no será el peatón o ciclista el que hará cumplir la norma, sino, la autoridad legítimamente nombrada para la función. Así debe ser también en lechería.

El país, para crecer, necesitará crecer en exportaciones ¿Qué rol puede jugar la lechería en este caso en la nueva etapa política?

La lechería es capaz de hacer ingresar al país una gran cantidad de dólares. Siempre y cuando se ponga en funcionamiento un plan estratégico de negocios. Entonces la pregunta sería cómo generamos plata haciendo agro-negocio lácteo.

Hoy Nueva Zelanda, que es el principal exportador mundial, es capaz de poner en cualquier parte del mundo una tonelada de leche en polvo a U$S 3.100. Si nosotros queremos entrar a jugar, es decir, ir ganando participación en los mercados, debemos ser capaces de poner una tonelada de leche en polvo en cualquier parte del mundo de la misma o mejor calidad a, por lo menos, U$S 50 más barato. Y esto hacerlo con continuidad, con previsibilidad y con visión de negocio realmente, es decir, en definitiva, con responsabilidad.

El mundo no está esperando a Argentina con los brazos abiertos. El mundo se está abasteciendo y si nosotros queremos realmente ganar plata produciendo leche, no podemos contentarnos con el mercado interno, que es muy pequeño.

Necesitaríamos pagar de impuestos lo que pagan los países que son competitivos, necesitamos fábricas eficientes, transportes más eficientes y tambos igualmente más productivos y con sistemas de producción más adecuados a nuestra realidad. 

¿Cuánto puede hacer el Estado para mejorar la situación de la renta y la presión tributaria?

El rol de los poderes ejecutivos a nivel nacional, provincial y municipal debe ser bien entendido: No es su función mediar en problemas de renta de negocios entre privados.

Sin embargo es lo que más se intenta, (se han dado subsidios por ejemplo), y no se hace lo que indica el mandato constitucional y objetivo de su función, que es  hacer cumplir las leyes para que las relaciones entre privados sean equitativas, (Const Arg arti 99 inc 2).

Si acordamos que el semáforo no se cruza en rojo, y los vehículos pasan sin respetarlo llevando por delante peatones y ciclistas, no será el peatón o ciclista el que hará cumplir la norma, sino, la autoridad legítimamente nombrada para la función. Así debe ser también en lechería.

El país, para crecer, necesitará crecer en exportaciones ¿Qué rol puede jugar la lechería en este caso en la nueva etapa política?

La lechería es capaz de hacer ingresar al país una gran cantidad de dólares. Siempre y cuando se ponga en funcionamiento un plan estratégico de negocios. Entonces la pregunta sería cómo generamos plata haciendo agro-negocio lácteo.

Hoy Nueva Zelanda, que es el principal exportador mundial, es capaz de poner en cualquier parte del mundo una tonelada de leche en polvo a U$S 3.100. Si nosotros queremos entrar a jugar, es decir, ir ganando participación en los mercados, debemos ser capaces de poner una tonelada de leche en polvo en cualquier parte del mundo de la misma o mejor calidad a, por lo menos, U$S 50 más barato. Y esto hacerlo con continuidad, con previsibilidad y con visión de negocio realmente, es decir, en definitiva, con responsabilidad.

El mundo no está esperando a Argentina con los brazos abiertos. El mundo se está abasteciendo y si nosotros queremos realmente ganar plata produciendo leche, no podemos contentarnos con el mercado interno, que es muy pequeño.

Necesitaríamos pagar de impuestos lo que pagan los países que son competitivos, necesitamos fábricas eficientes, transportes más eficientes y tambos igualmente más productivos y con sistemas de producción más adecuados a nuestra realidad. 

 

¿Como te imaginas la próxima administración en cuanto al funcionamiento lechero?

SI simplemente Argentina mirara lo que hicieron Brasil, Paraguay, Uruguay… Todos crecieron 20, 30, 40%, y lo hicieron de la mano de generar reglas de juego comerciales, transformando así el ganar o perder en resultado de su propia gestión. La lechería estuvo de fiesta en los últimos 20 años en el mundo y Argentina no participó. 

El mejor ejemplo es Brasil. Hasta el año 2000 tuvo una lechería regulada, con 14.000 millones de litros/año y con mínimo crecimiento. En el 2000 la desregularon y hasta el 2004 tuvieron una lechería, como la nuestra “viva la joda, nadie cumple nada”. Luego, al darse cuenta que eso no servía, en el estado de Paraná, Curitiba, tomaron la iniciativa de un nuevo rumbo: hicieron un sistema de comercialización por coordinación privada, el “Consejo Lechero”. Entre el año 2004 y el año 2010, en el estado de Paraná, pasaron de tener 40.000 tambos a tener 140.000. ¿Qué hicieron? Se dieron reglas del juego comerciales. Así el sistema se está extendiendo en el país y de los 14.000 millones de litros que producía Brasil en el año 2000, hoy va camino a los 40.000, con una perspectiva en poco tiempo de aproximadamente 60.000 millones de litros/año.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × uno =