Recordamos a Carlos Reutemann

Producir XXI, abril 2020

Cuando se va un amigo, buen tipo y buen gobernante

El adiós al Lole Reutemann

Ing Oscar Alloatti


oscaralloatti@gmail.com

Recordatorio de una persona comprometida con su tarea de gobierno y con el sector rural y las agroindustrias. Gobernador de Santa Fe 1991-1995 y 1999-2003. Senador Nacional 2003-2021. Falleció el 7 de julio de 2021, a los 79 años.

Nos conocimos en 1990 en una ExpoDinámica. Hablamos de productor a productor sobre el campo, los cultivos y las herramientas. En el 91 nos encontramos en el Rally y ahí la conversación fue sobre autos. A fin de ese año asumió como Gobernador de Santa Fe. 

A no aflojar: yo seguí en la actividad privada y Reutemann en la política, hasta que en el 99 me convocó para acompañarlo en la gestión, como Secretario de Agricultura y Ganadería. Vinieron años duros y la frase permanente del Lole era «a no aflojar»

El ciclo 1999/2003 nos puso a prueba: el regreso de la Fiebre Aftosa, la crisis de la Lechería, que derivó en el paro, las industrias vinculadas al agro con serias dificultades y cierres, la amenaza de la desaparición de cultivos regionales de alta generación de empleo, como algodón, caña de azúcar y arroz, el cambio de Autoridades en el Gobierno Nacional y con ello el escenario económico, que hacía difícil gestionar; y, para colmo, la inundación de Santa Fe. «A no aflojar» repetía el Gobernador. Y eso hacíamos, pero el Lole no felicitaba por los logros, era lo que debíamos hacer.

La leche: al comienzo de nuestra gestión 1999/2003 la producción lechera estaba con serios problemas, uno de ellos el financiero. Elaboramos un Crédito, a tasa cero para los tamberos, con el aval del Gobierno Provincial, y la operatoria del Banco de Santa Fe. El 90 % lo tomó. La industria lo devolvía descontando de la leche. Esa operatoria continuó por muchos años, más allá de nuestra gestión.

En la crisis de la Lechería, que hizo eclosión en 2002 con un gran paro, elaboramos un acuerdo entre la producción y la industria. Nos llevó una semana de reuniones. En la definitiva se acercó el Gobernador y estuvo dos horas escuchando el intercambio, casi en silencio. En un momento dijo «Veo que van bien encaminados, los dejo, Oscar tiene mi celular, para lo que necesiten”. Lo acordado fue el comienzo de una gran tarea conjunta de la cadena láctea. 

Algodón, arroz y caña de azúcar: las cosas venían muy mal para la cadena algodonera, nos reunimos con ellos y elaboramos un plan que el Lole aprobó y así se creó APPA, Asociación para la Promoción de la Producción Algodonera, una Asociación Civil, que no sólo afirmó al algodón, sino que hoy es referente nacional e internacional del rubro. A los arroceros se los asistió con créditos para la compra de gasoil de las bombas de riego, con sistema escalonado. Las primeras 100 hectáreas el total, las siguientes 100 la mitad y otras 100 el 25 %. La devolución quedaba en la Asociación para el Desarrollo Regional. Algo similar se hizo con la caña de azúcar para el fertilizante. El Gobernador Reutemann en todos estos planes siempre alentó el sistema de gestión público-privada. 

Con los más necesitados: el programa «Pala Olla» de huertas familiares, se sumó al Pro Huerta, y muchas familias produjeron alimentos para su mesa. Ayudamos a formar Cooperativas de Trabajo para mantener en actividad a las muchas empresas que ya no podían hacerlo. A todos estos planes de ayuda, el Lole los alentó e impulsó, con total compromiso con la población.

Parte del equipo de gobierno, de izquierda a derecha: Marcelo Muniagurria, Vice Gobernador, Carlos Reutemann, Gobernador, Miguel Paulón, Ministro de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio, Sonia Vindrola, Sub Secretaria de Logística, Oscar Alloatti, Secretario de Agricultura, Ganadería y Recursos Naturales y Ricardo Fragueiro, Secretario de Industria y Comercio.

Ya hacia el final: hace un par de años nos encontramos con el Lole en su casa. Charlamos de todo, salud, familia, automovilismo, campo, política. «Ando bien, pero los almanaques me están pasando aviso», me dijo al despedirnos.

Y, ahora, rodeado de sus afectos, cuando nuevamente iban a llevarlo a Terapia Intensiva, les dijo «Déjenme aquí, con ustedes, porque ya estoy viendo la bandera a cuadros»

Lole, amigo, que descanses en Paz.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − 8 =