Prepararnos para la post pandemia

Producir XXI, junio 2020

Estar “Siempre listos”, ahora más que nunca

Prepararnos para la post pandemia

Hoy, en plena pandemia, tenemos que estar preparados para el contextos social y laboral que vendrá cuando pase esta delicada situación.

Cuando éramos chicos con mis hermanos íbamos a un Colegio inglés bilingüe y estábamos en los Wolf Cubs. lobatos en español hasta los 10 o 12 años, y luego ascendíamos a Boy Scouts. Si bien hablábamos en español, mucha bibliografía era en inglés, dado que recién comenzaba el movimiento Scout en Montevideo. Todo lo que leíamos en ese momento del fundador Lord Baden Powell, era en inglés. La máxima de los Scouts, la proclamábamos en inglés: be prepared”. La traducción exacta, es estar preparados, que en español se tradujo como “siempre listos”. Siempre me quedó ese concepto para mi vida, desde mi tierna infancia: estar preparados. 

Pensando en la actividad agrícola-ganadera también debemos prepararnos. Como criterio general estar bien atentos a todo lo que está pasando en nuestro sector. Y en particular destaco poner énfasis en los siguientes aspectos.

  • Comunicación: estar preparados para comunicarnos mejor. La percepción general es que el distanciamiento va a seguir, pero cada vez más, todos dependemos del trabajo de otros, hay trabajo en red. Las reuniones presenciales de trabajo tendrán que seguir porque seguirán siendo muy importantes, respetando los protocolos que se establezcan. Cada cual tendrá que ir con su propio mate, a la uruguaya.
  • Incorporar rápido lo nuevo: el contacto será cada vez más por WhatsApp y por mensajes de voz, para que sean instantáneos y de reacción rápida por parte del receptor. Pero no olvidar que en el ámbito rural, los mensajes de texto y audios funcionan cuando se tiene buena señal y se tiene batería. Deberemos prepararnos muy bien en materia de comunicación, para superar todos los inconvenientes que ya se están presentando.
  • Empatía, ponerse en el lugar del otro: habrá que desarrollar más que nunca esta capacidad, porque son todas situaciones nuevas y desconocidas, que se van presentando y que no nos podemos imaginar cómo reaccionarán las personas.
  • Imaginación, visualización: Muchos de los problemas nuevos que vamos a tener y para los cuales deberemos prepararnos, ni los podemos imaginar. Días atrás un Gerente de un importante acopio, me comentó que en el ritmo de recepción de mercadería y entrega a puertos iba con muchas demoras porque en los puertos las empresas habían licenciado a todas las personas mayores de 60 años y por lo tanto, su ritmo de trabajo había mermado. 
  • Mejorar las tareas diarias: cada uno debe estar más preparado para hacer mejor su trabajo. En el caso de los emprendedores y empresarios, atender mejor a sus clientes y estar muy atentos a sus nuevas realidades y nuevas necesidades. También, estar más atentos a la situación de sus colaboradores (empatía).  Para todo el equipo, estar más atentos a los detalles, verificar que se entiende bien por qué se hacen las cosas y cuál es el aporte que cada uno realiza con su trabajo. También tratar de mantener el compañerismo y la “buena onda”, a pesar del distanciamiento y pensar en cómo funciona el equipo de trabajo en este nuevo contexto.  En estas circunstancias, todos los que trabajamos tenemos menos margen de error.
  • Mantener el ánimo y el buen humor: Las reuniones de camaradería entre compañeros de trabajo, comer un asado sería lo más clásico, deberían volver cuanto antes, pero serán más espaciadas. Entonces hay que prepararse para que todas nuestras emociones sean funcionales al momento difícil y complejo que nos toca vivir. Y sin “bajonearnos”. Es fundamental este punto. Pero nos vamos a tener que preparar, sin dudas y apoyar entre todos los colaboradores de la empresa, más que nunca, aunque sea a la distancia, con una llamada de camaradería, de ver cómo anda, cómo está la familia, etc. Todo esto, “antes”, funcionaba solo, ahora habrá que “trabajarlo” y esforzarse un poco más.
  • Manejo de las emociones: prepararnos emocionalmente para el distanciamiento social con nuestros seres queridos, familiares y amigos. Pero que requerirá una preparación y un  esfuerzo porque los seres humanos somos en esencia, seres sociales.

Cuando éramos Boy Scouts, nos preparábamos para pruebas nuevas para nosotros que éramos chicos, que aprendíamos a realizarlas y tratábamos de cumplir:  el senderismo, observación, cocinar, natación (la foto es en campamento de Laguna del Sauce, Dpto de Maldonado, Uruguay), construcciones con troncos y sogas, pasar inspecciones matutinas a nuestras carpas para ver la prolijidad y el orden de esa patrulla, etc. Luego teníamos como recompensa, los fogones nocturnos que eran impagables. Ahora debemos prepararnos para la post pandemia, que pinta como bastante impredecible y quienes sean inteligentes y se preparen también tendrán su recompensa.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 4 =