Monitoreo de pulgones en el cultivo de trigo

Junio 2020

Monitoreo de pulgones en el cultivo de trigo

Aapresid

 

En la región pampeana el trigo es afectado fundamentalmente por cuatro especies de pulgones: verde, amarillo, de la espiga y negro. Algunas características y recomendaciones para un correcto monitoreo.

En el cultivo de trigo se registran varios grupos de invertebrados, con diversas funciones en la trama trófica. Dentro de ellos, los pulgones ocupan un lugar relevante por su capacidad para producir daño en distintos órganos de la planta y en diferentes etapas de su fenología. Estos insectos presentan tamaño reducido (1 y 4 mm), apariencia delicada, vida efímera y alta tasa de reproducción. Poseen un aparato bucal suctopicador, lo que les permite succionar los jugos vegetales en grandes cantidades. Además, durante su alimentación incorporan saliva tóxica originando manchas locales, clorosis, marchitamientos, deformación de órganos y muerte de tejidos. A estos daños directos, se le suman los indirectos debido a que algunas especies de áfidos pueden ser vectores de enfermedades tales como el virus del enanismo amarillo de la cebada y del mosaico del pepino.

En la región pampeana, los pulgones más frecuentes en trigo son: “pulgón verde de los cereales” (Schizaphis graminum), “pulgón amarillo del trigo” (Metopolophium dirhodum) y “pulgón de la espiga del trigo” (Sitobion avenae). Asimismo, quizás como consecuencia de cambios en el sistema productivo, se identificaron nuevas especies como Sipha maydis “pulgón negro de las gramíneas”. 

Las precipitaciones abundantes condicionan el desarrollo de colonias de algunas especies de pulgones, no solo por su efecto físico sino también por crear un ambiente favorable para la proliferación de enfermedades fúngicas.

Para los pulgones no hay una metodología de monitoreo estandarizada, por lo que se propone revisar como mínimo 30 plantas al azar. En estado vegetativo, se debe observar la presencia de pulgones sobre ambas caras de las hojas y contabilizar el número de ellos. En reproductivo, se recomienda observar las espigas y detectar presencia y abundancia de áfidos. En la Tabla 1, se presentan los niveles de acción establecidos para tres especies de pulgones. 

En el manejo de pulgones en el cultivo de trigo, es fundamental tener en cuenta que los mismos se encuentran regulados por numerosos enemigos naturales entre ellos entomopatógenos, vaquitas predadoras y avispitas parasitoides.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =