Más vale prevenir que curar: hombre precavido vale por dos

Producir XXI, junio 2021

Más vale prevenir que curar: hombre precavido vale por dos

Nuestro título de tapa de este mes es algo que decían nuestros abuelos y parece que también los abuelos de ellos. Desde hace muchas generaciones decir “Es mejor prevenir que curar” es una forma de llamar la atención sobre la necesidad de prever, sacar experiencia de hechos pasados y planificar hacia adelante para evitar problemas más graves en el futuro. Otra forma de expresar la misma idea es decir “Hombre precavido vale por dos”, y de nuevo se refiere a que lo adecuado es mirar la realidad, lo que pasa y ha pasado y actuar preparándose con tiempo para “no quedar agarrado de la brocha”, como el pintor al que le sacaron la escalera.

Las fotos de tapa ya muestran el mensaje de este mes: averiguar cómo vendrá el clima en los meses próximos y cómo será la campaña 21/22, asesorarse y actual siendo precavido. Al momento de escribir estas líneas estaba recordando la nota del Ing Eduardo Sierra, destacado especialista en agro climatología, en la Producir XXI del mes pasado. Allí nos decía que no había que esperar grandes rindes de los maíces de silaje 21/22. Al recordar esto llamamos al Ing. Sierra para afinar la puntería y aquí su resumen: “Estamos en un otoño benigno, el invierno también viene bien, con J-A-S de pasto normal, la primavera será buena, Oct muy bueno, Nov quizá hasta con lluvia de más y Dic algo por debajo de lo normal. Y luego el verano, que vendrá con Ene seco y caluroso y Feb muy seco. Claramente desde finales de año hay un claro cambio de tendencia, y quienes no sepan preverlo se verán muy perjudicados”.

Frente a este panorama, ¿Qué es ser un hombre precavido?, ¿Qué es prevenir a tiempo para no tener que curar? Para esto lo mejor es recurrir a la opinión de un asesor agronómico de la zona. Asesorarse es clave siempre, pero adelantamos algunas ideas:

  • Ahora, ya, en junio-julio: reforzar con Nitrógeno los lotes de praderas con buena cantidad de gramíneas y los lotes de verdeos invernales. Y mejor todavía si combinamos esa aplicación en el suelo con algún fertilizante foliar, que los hay muy buenos, potenciados incluso con hormonas y micronutrientes. A los precios actuales de la leche y la carne, no caben dudas acerca de que estas fertilizaciones tienen retornos muy positivos. 
  • En primavera: 
    – Lo primero es haber manejado bien los pastoreos y tener cerrados algunos potreros para rollos o silaje de praderas y verdeos. Este año será clave apostar a buena cantidad de forraje conservado de primavera, porque los maíces de 2da serán flojitos.
    Apostar fuerte a las siembras de 1ra en los maíces, no confiar en los de 2da, y ponerle la mayor tecnología posible.
    – No confiar todo al maíz, apostar en parte a sembrar sorgo para silajes, recordando que en los últimos años la genética de sorgos ha progresado muchísimo y hoy ofrece mejoras notables en rinde y calidad.
  • Cantidad de has de superficie de cultivos para silajes y rollos: no dudemos, hacer lo más posible, recordemos que en el invierno 2022, “el forraje más caro será aquel que no se tiene”, como bien dice el Ing Guillermo Orso, productor CREA, es su nota de este mes. 

Preparémonos para lo peor…y si la realidad viene mejor, disfrutémoslo y guardemos para otros momentos, recordando que el forraje conservado es un tesoro de gran valor.

Por último, en esta pandemia, volvemos a resaltar la frase de nuestro mensaje al pie: “Vacunados o no, estos cuatro cuidados siguen siendo fundamentales”.

Cuídese cada uno y cuide a los demás. Es una forma de ser solidario y ayudar a todos. No alcanza sólo con vacunarse, aunque es clave poder hacerlo.

Hasta la próxima.

Ing Luis Marcenaro
Director de Producir XXI

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 2 =