La ruta del confinamiento de las vacas

Producir XXI, Julio 2021

Sistemas de producción de leche bajo confinamiento 

La ruta del confinamiento

Ing. Agr. Juan Monge

Consultor privado

leandromonge@gmail.com

Durante el otoño y principios del invierno, los verdeos de invierno (VI), tienen ciertas características químicas que pueden resultar en limitaciones al consumo de nutrientes y/o la eficiencia de uso por parte de los animales.

La ruta que siguen los establecimientos en este proceso
En 2008-2009 se relevaron establecimientos que contaban con alguna estructura para confinar las vacas y suministrar alimento. Las motivaciones para encerrar, según los productores, eran incrementar la producción por hectárea, la productividad individual, liberar superficie para agricultura, eficientizar en manejo general de los rodeos, mejorar el manejo del suelo, proporcionar mayor confort animal, y también se manifestaba una preferencia de los productores que decidieron que ese sería su sistema de producción. 

10 años después, se volvió a los establecimientos que decidieron avanzar, de los sistemas de confinamiento en ensenadas o corrales, a establos, poner un techo, para que las vacas estuviesen todo el año resguardadas del clima. Cuando se les consultaron los motivos, las respuestas fueron 

  • Disminuir las pérdidas de alimento en comedero. 
  • Mejorar el confort animal: principalmente estrés calórico, pero también reducir los efectos del barro 
  • Aumentar la escala productiva: muchos establecimientos optaron por hacer un establo para absorber el crecimiento alcanzado.  
  • Incrementar la eficiencia en el manejo productivo general, estandarizando procesos.
  • Reducir el descarte y la mortandad, 
  • Estabilizar la producción de leche a lo largo del año 
  • Mejorar el bienestar de los trabajadores.

Por otra parte, los productores se encontraron con techos productivos, adoptando estos sistemas buscaban romper esas barreras productivas.

La ruta del confinamiento: ¿por dónde empezar? o ¿por qué hacerlo?

– No planificado:
Generalmente son proyectos a corto plazo que buscan resolver problemas coyunturales, como una inundación o sequía, reducción imprevista de superficie lechera (actualmente hay mucha superficie arrendada, vencimientos de contratos pueden reducir parte de la superficie disponible), imprevistos organizacionales que tienen las empresas y que repercuten en el sistema productivo de leche, o simplemente por inercia y/o motivaciones circunstanciales que hacen que se tome la decisión de encerrar, pero sin la convicción que ese va a ser el sistema que se utilizará en el futuro.

-Con una planificación integral:
Son los casos en que se toma una decisión empresarial, bajo un plan estratégico con un objetivo productivo que responde a su vez a uno económico/financiero. Cuando es así se puede definir un modelo de producción estable, intra e inter anualmente (saber a dónde voy). De esta forma, el plan define una escala y los recursos necesarios para atenderla, se maximiza la relación producto obtenido por recurso invertido. También se eficientiza el recurso tiempo, uno de los más escasos y es necesario valorar. Un plan estratégico, a su vez, ayuda a establecer el lugar de emplazamiento y estimar qué beneficios se obtendrían a partir de ello.

En base a esto, se definen cuales recursos serán necesarios para lograr los objetivos planteados a largo plazo tales como mano de obra, infraestructura,  maquinarias, herramientas, equipamiento, sistemas de medición y/o sensores y sistemas de gestión de la información que trabajan en tiempo real y con individuos en lugar de grupos (con la vaca dentro del rodeo y saliendo del promedio), asesoramiento y por supuesto alimentos que cada vez se necesitaran en mayor cantidad y calidad, acompañados de sistemas de alimentación acordes.

Un paso más:
La tercera etapa en esta ruta del confinamiento, sería pasar a poner un techo sobre las vacas, o como lo llamamos normalmente establos o galpones. Ahora las preguntas son otras: ¿encierro todo, o solo las vacas de ordeño? ¿o el preparto? ¿las vacas frescas sí, pero las secas no? ¿Qué hago con la recría? 
La respuesta generalmente viene de la mano de cuantos recursos tengo disponibles para encarar estas estabulaciones. También dependerá de las motivaciones de cada empresa, ya que todas tienen el mismo plan ni persiguen los mismos objetivos. Una vez que se decidió encerrar y por donde comenzar, es necesario definir bajo qué sistema se quiere confinar. Básicamente hay dos grupos, estabulación con cubículos y circulación libre (free stall) o sistema de cama de compost (Compost barn). En una próxima entrega nos referiremos a ellos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =