La comodidad que tenemos ahora… nada que ver con la de antes…

Producir XXI, diciembre 2020

Maternidad: un área del tambo donde hay mucho por hacer

La comodidad que tenemos ahora… nada que ver con la de antes…

Méd. Vet. Lucía Llorente

+54 9 3585 404133 

Ing. Agrón. Carlos Imbach

+54 9 3388676299

La mayoría de los tambos no cuentan con instalaciones de maternidad para que, tanto el personal como la vaca y su cría, estén protegidos y cómodos y sin embargo las inversiones necesarias se pagan solas.

Los partos no saben de horarios ni fechas exactas. Pueden ocurrir un día de lluvia o en plena noche. La mayoría de los tambos no cuentan con instalaciones de maternidad para que, tanto el personal como la vaca y su cría, estén protegidos y cómodos. Y esto termina en mayores pérdidas económicas por mayor porcentaje de muertes en terneras recién nacidas, vacas con infecciones de ubre, etc.

Cuántas veces hemos visto vacas que tuvieron su parto de noche, la mayoría de las veces sin la vigilancia de una persona. Imagínese que el parto se complica. Con la luz de la mañana se darán cuenta y probablemente ya sea tarde. Si se advierte, trabajar de noche con una linterna o un farol, se pueden cometer todo tipo de errores. Imagínese si llueve… ¡Cuántos partos normales se dieron en esta situación encontrando a la mañana, madre y cría echadas en el barro!  Agréguele a este cuadro el frío si es invierno.

Es indispensable avanzar en la mejora de las instalaciones de la maternidad

Todos los tambos pueden hacer algo hoy, para mejorar la maternidad. Y, afortunadamente, cada día vemos más tambos que avanzan y lo hacen en este sector clave, junto con la crianza. No se requiere mucho, un corral terraplenado, un techo para protegerse de la lluvia, dos costados con reparo para protegerse del frío y luz eléctrica para poder ver y asistir. Una manga casera para partear los casos complicados. 

Con esto usted habrá dado un salto gigante en la calidad de su maternidad. Luego si quiere, podrá agregarle piso para lavar, corralitos para tener a los terneros recién nacidos donde curarles el ombligo, calostrarlos y darles calor con una lámpara, si es necesario.

¿Qué nos dicen los parteros que hoy tienen una maternidad?

Tito” Moriondo trabaja de partero e inseminador, en la Estancia Santa Cecilia, de Llorente Hnos. SA, cerca de Adelia María (sur de Córdoba). 

Tito: Estoy trabajando en las nuevas instalaciones hace 2 años más o menos. Antes trabajábamos al aire libre y ahora cambió totalmente. Tenemos luz así que a la noche o a la mañana temprano, se puede trabajar tranquilo, llueva o no llueva, siempre estamos al reparo y con techo. Tengo un piso de cemento para atender el parto y un corral de espera, todo bajo techo. Cuando vemos que se acerca el momento del parto, traemos la vaca a un cuadrito que tenemos a la par, con agua y comida y de noche, cuando las vacas quieren tener cría, solas entran. Dejamos la tranquera abierta y tienen cría acá dentro, porque tienen una cama de pasto seco.

¿El corral de al lado es el de preparto?

Tito: Encerramos al mediodía las vacas adelantadas y las dejamos ahí por si tienen cría a la siesta. Cuando volvemos, a eso de las seis y media de la tarde, si vemos que está todo tranquilo las volvemos a largar para que vayan a comer y a eso de las 7 y media o las ocho las volvemos a traer al corral de preparto y si en la noche tienen cría, se vienen solas a parir donde hay cama.

¿En este corral que da a la Maternidad también hay agua y comida?

Tito: Sí, pero es para que coman las que dejamos encerradas a la noche.

¿Notás que se estresen porque las dejás encerradas de noche?

Tito: No, me parece que al estar a la par del otro cuadro de preparto es como que la vaca, ni cuenta se da que la sacamos del grupo.

¿Y cómo manejan los terneros?

Tito: Los terneros, se los separamos apenas nacen, los encerramos en dos corralitos que tenemos aquí, bajo techo. Enseguida le curamos el ombligo y con el primer ordeño que se hace en el tambo, llevamos la vaca para que le saquen el calostro. 

¿Vos les das el calostro y los criás también?

Tito: No, yo solamente los encierro en un corralito individual con 3 costados protegidos, curo el ombligo y le doy los 4 litros de calostro. También llevamos la vaca al tambo, para que le ordeñen el calostro, le medimos la calidad con el aparato, para saber si es bueno o malo. Después hay una persona encargada de pasar con una camioneta y llevarlo el ternero curado y calostrado a otro campo.

¿Qué pasa si la calidad del calostro no es buena?

Tito: Tenemos calostro guardado en el frezzer, así que lo descongelamos y le damos de ese calostro. Nos manejamos con las caravanas. Cuando la ternera tomó el calostro, recién se caravanea. Cuando pasa el encargado de llevárselos, todo ternero que tenga la caravana puesta, sea hembra o macho, se lleva al otro campo. Si hay algún ternerito sin caravana, él lo deja porque falta dar calostro. Puede ser porque tuvimos que descongelar calostro o porque la vaca tuvo cría ahí nomás, en el momento.

¿Te ha pasado tener que atender partos de noche?

Tito: Sí claro que me ha pasado! Pero tener estas instalaciones es una gran cosa, la comodidad que tenemos ahora, ¡nada que ver con lo de antes!

¿Las lámparas de calor las usás?

Tito: Las lámparas la usamos de noche, en el día no tanto. Sí por supuesto si hay un temporal o viento frío también las usamos, pero la mayoría de las veces las usamos de noche, cuando hay un ternerito húmedo y ahí quedan… ¡rebién…!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 1 =