Entre los alimentos y la producción, es clave el recurso animal

Producir XXI, junio 2020

Entre los alimentos y la producción, es clave el recurso animal

Todo negocio ganadero de leche o carne busca lograr el mejor resultado económico posible, dados los costos y precios de mercado. Para lograrlo es básico producir la mayor cantidad posible de alimentos y transformarlos lo más eficientemente posible en el producto animal que finalmente vende. Pero entre los alimentos y la producción buscada hay un eslabón imprescindible: el recurso animal transformador de los alimentos en la leche y la carne que se vende. 

Esas verdaderas cosechadoras automotrices que son las vacas, lecheras o de cría, y los novillos pueden “funcionar 10 puntos” o, si tienen problemas, tener “perdidas de eficiencia”, como las cosechadoras de granos en los lotes agrícolas. Recordemos que desde la época memorable del INTA Propeco, Programa Pérdidas de Cosecha, los inolvidables Bragachini y Bonetto nos enseñaron a ver esas pérdidas y cómo disminuirlas, con lo que el país progresó notablemente dejando de perder muchos millones de U$S por año.

De igual manera podemos conseguir enormes crecimientos en leche y carne si logramos el mejor funcionamiento posible de nuestro rodeo que cosecha alimentos y los transforma en producto animal.

Es clave entonces que logremos la máxima eficiencia del “recurso animal”. Veamos algunos ejemplos, que no son los únicos:

  • Cuidar la condición corporal, no dejar venir abajo el rodeo de vacas del tambo por ejemplo, en momento en que flaquea el precio de la leche frente a la ración. Una mala decisión en esos momentos “las vacas te la cobran” con menos leche ya y preñeces atrasadas después.
  • Dar importancia al confort animal, ya que excesos de barro o no precauciones frente al estrés calórico en tambos y corrales de feedlots generan menores conversiones de los alimentos en leche o carne.
  • Atender muy bien la reproducción, logrando mayor % de vacas del tambo en plena producción y mejor conversión alimenticia. En este sentido existen las ayudas para detectar celos, desde las pinturas y parches, hasta las cada vez más interesantes y al alcance, herramientas de monitoreo inteligente de los rodeos. Estos progresos automatizados “se pagan solos”
  • Cuidar muy bien a las “vacas en transición”, es decir esos 2-3 meses clave del preparto y vaca de reciente parición, en los que hacer las cosas bien influyen positivamente en toda la lactancia, en producción y en $$.
  • Atender muy bien crianza y recría, que son fundamentales para toda la vida de la vaca. Hace años que se sabe que una ternera que a los 60 días de vida logra duplicar su peso al nacer, producirá unos 800 litros más de leche entre la 1er lactancia y 2da lactancia.

Son sólo algunos ejemplos de que “hay mucha plata para conseguir cuidando el recurso animal”, al decir del Ing Jorge Olmedo, de La Polvorilla, en una reunión de su grupo CREA.

Cuidémonos mientras seguimos produciendo y ayudando a sostener al país.

Ing. Luis Marcenaro
Director de Producir XXI

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =