El recambio del enfriador de leche fue todo un éxito en “El Orejano”

Producir XXI, junio 2021

Por sus ventajas se pagó solo en menos de 6 meses

El recambio del enfriador de leche fue todo un éxito en “El Orejano”

Ing Agr Aldo Zucchi,

Producir XXI Central

+54 9 2323 510471

Las ventajas de poder crecer y manejar más volumen y la mayor calidad de leche, pagaron, en este caso, la inversión en menos de seis meses.

Los hermanos Fabio y Marco Monzoni, 3ra generación de tamberos, tienen su tambo, “El Orejano”, en Porteña, Córdoba. Vienen creciendo muy bien en producción y manejo de su empresa llevando adelante un sistema productivo muy afinado y desafiante.

El sistema productivo
Hacen unas 250 has de soja, 100 has de maíz para grano y 200 has de maíz para silaje. Sus vacas no salen al campo a pastoreo sino que están encerradas y reciben su alimentación en TMR, dieta totalmente mezclada. Para simplificar, todos los rodeos reciben la misma dieta, variando sí la cantidad que se suministra a cada rodeo, cumpliendo aquel viejo lema de “Darle más a las que más merecen”.

Logran unos 13.000 litros/día con unas de 430 VO, con un promedio de 30 lt/VO/día y su meta es seguir creciendo. Para poder hacerlo debían invertir en un nuevo tanque enfriador de leche en el tambo. Hace poco menos de un año tenían una capacidad de frío de sólo 9.000 litros y esto los limitaba mucho. Por esta razón compraron un tanque enfriador nuevo de 16.000 litros de capacidad.

Invertir para hacer posible el crecimiento
“Queríamos crecer con el tambo, pero se complicaba con la capacidad de frío que no alcanzaba, además buscábamos más calidad de leche y poder negociar mejor con nuestras entregas”, dice Fabio, el mayor y Médico Veterinario que además asesora tambos y dirige la veterinaria “El Orejano” en su pueblo.

La duda era en cuánto tiempo se podría recuperar la inversión que harían si compraban un equipo nuevo, pero tenían que animarse. “Nos decidimos y al final el enfriador se pagó solito en menos de 6 meses por las varias ventajas que nos trajo”, dice Marco, el otro hermano, productor, socio de una empresa de silaje y ex jugador profesional de futbol.

Las varias ventajas que pagan la inversión
Les pedimos a los Monzoni que resumieran los beneficios que les trajo la inversión y así sintetizaron las principales ventajas:

  • Mayor calidad de leche, ya que el nuevo tanque permite manejar mejor la leche y enfriarla en menos tiempo (ahora es 1 hora luego de terminar el ordeño, antes eran 3 horas o más).
  • Planificar mejor el futuro, ya que se sacaron de encima la incertidumbre de si seguir creciendo o no.
  • Mayor tranquilidad frente a lluvia y barro, porque su tambo no está sobre asfalto y con un enfriador chico muchos días de lluvia la entrega se complicaba,
  • Sistema de lavado automático, hacen 3 ordeñes por día y eso es muy duro. Con el enfriador anterior tenía que quedarse una persona de 30 a 45 minutos/día para el lavado, ahora es sólo poner en marcha el programa.
  • Ahorro de energía, porque el enfriador nuevo es más eficiente y porque anda menos horas/día.
  • Mejor posición para negociar la leche, ya que entregan mayor volumen, con más calidad y mayor previsibilidad.
  • Menor consumo de productos de limpieza, por la mayor eficiencia de todo el lavado.

El cálculo de cómo se recuperó la inversión
La cuenta la hacen sencilla. La inversión total era de unos U$S40.000 (computan esta suma porque era la diferencia que debían pagar si entregaban el usado, aunque al final se lo quedaron para prever futuros crecimientos). Sólo se fijan en la mejoría de precio por mayor calidad de leche y mejor posición para negociar justamente por esa calidad y mayor volumen. 

Estiman que la mejora en precio por esas dos razones es de aproximadamente un 7% y si el promedio de precio en el último año es de 0,27 U$S/litro, esto significa unos 1,9 centavos de dólar por litro. Con una producción de 14.500 litros/día eso suma U$S274 por día. Si la inversión era de 40.000 dólares y se recuperan 274 dólares por día, el cabo de 146 días el enfriador se pagó solo. 

 

Con el sistema automático de lavado, el nuevo enfriador de leche ahorra personal, energía y productos de higiene y desinfección.
Los hermanos Fabio y Marco Monzoni, 3ra generación de productores de leche, se decidieron a seguir invirtiendo y le fue bien. Ahora tienen un mejor futuro.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − 3 =