Destete: cómo evitar que el estrés genere pérdidas productivas.

Destete: cómo evitar que el estrés genere pérdidas productivas.

Med Vet Miguel Mejía
Fuente: Boletín Biogénesis Bagó

El autor, veterinario con más de 30 años de experiencia, explica que el destete es un momento clave en la productividad del rodeo de cría y remarca su importancia como herramienta de manejo del negocio.

El destete correcto es de gran importancia para el resultado productivo y económico de la ganadería de carne.

Momento del destete
En los sistemas clásicos de cría se hace cuando los terneros/as tienen una edad o peso determinado que permite su venta. Pero hay otras situaciones a considerar: puede ser clásico, adelantado, temporario, enlatado (tablilla o destetador), precoz, hiperprecoz, selectivo acompañando a un tacto de anestro, etc. Lo más importante es que consideremos al destete como una herramienta de manejo del campo y del rodeo. Y realizando el mismo en distintos momentos, vamos a lograr intervenir positivamente en el sistema productivo.

Para que el destete sea exitoso y poco traumático
El destete es probablemente el momento de mayor estrés del ternero, y me atrevo a decir, el momento en que más producción podemos perder de ese animal. Esto sucede por una parte por pérdida directa en ese momento, y, otra parte, por pérdidas que se van a producir más adelante, pero que fueron “creadas” o “condicionadas” en el momento del destete. El estrés permite que se instalen algunas enfermedades que luego condicionan el crecimiento futuro del animal.

Condiciones que generan estrés
El estrés se produce en el momento del destete por varios factores: la separación de la madre, el cambio de alimentación, el cambio de hábitat, los trabajos que se realizan sobre los animales (vacunaciones, castración, señalada, desparasitación, etc.), y en muchos casos, el transporte hacia otras zonas (campos de recría, de invernada o corrales de engorde).

Cómo afecta el destete, señales se deberían advertir
El estrés lo que provoca de manera “medible” es una alteración en el consumo de alimento que dura en terneros, en promedio, 21 días. Y no solo comen menos, sino que además tienden a consumir comida más fibrosa, si pueden elegir. Eso nos da una idea de la dimensión del estrés, de cómo afecta a los animales, y del esfuerzo que debemos hacer para tratar de minimizarlo.

Este estrés provoca una baja en la inmunidad y hace que los animales sean más propensos a enfermarse. La enfermedad asociada al estrés del destete más clásica y común es el Síndrome Respiratorio Bovino, con la neumonía (llamada fiebre del transporte) como expresión más grave.

Para llevar adelante una prevención efectiva del Síndrome Respiratorio Bovino 
Para prevenir esta enfermedad lo ideal es usar vacunas. Pero acá chocamos con el inconveniente de que las mismas no generan buena protección hasta pasados 15-21 días de administrada la segunda dosis. Por lo tanto, si comenzamos a administrarlas en el momento del destete, no vamos a lograr tener buena inmunidad mientras dure el estrés, recién la vamos a tener alrededor del día 35-40 cuando ya pasó el periodo de mayor riesgo. Por eso la recomendación más importante es comenzar a construir la inmunidad de los terneros mientras están al pie de la madre, administrando las vacunas de manera tal que cuando destetemos (y generemos el estrés) los animales estén en el pico de la inmunidad: 21-42 días después de la segunda dosis.

Otras enfermedades que tienen alta incidencia en el destete
Dentro de las enfermedades que están alrededor del destete no podemos dejar de nombrar a la Queratoconjuntivitis infecciosa, la parasitosis interna y la coccidiosis dentro de las más comunes. La primera se previene con vacunas también, la segunda desparasitando al destete y la tercera con buen manejo del estrés.

Estrategia de desparasitación a incorporar en este momento 
Con la parasitosis interna estamos pasando por un momento muy especial ya que hay resistencia muy extendida de los parásitos a las Lactonas Macrociclicas (comúnmente conocidas como ivermectinas, pero que son todas las del grupo químico), y en menor medida a las Bencimidazoles (conocidos como lechosos, y el Ricobendazol). Esto hace que en muchos casos no estemos logrando desparasitar aun cuando apliquemos la droga. Es muy importante usar una droga de la que sepamos que es efectiva en ese establecimiento, y hacer un control de efectividad del tratamiento a los 10 días de aplicado. También estamos viendo que los animales que se desparasitan luego van a potreros donde hay una infestación parasitaria muy alta, y vuelven a estar enfermos en pocos días ya que estamos usando drogas de menor duración. Es importante hablar de este tema con el profesional veterinario.

Un plan sanitario efectivo
Considero que lo ideal es que los terneros que se van a destetar tengan más de 20 días de aplicadas la segunda dosis de las vacunas (Mancha y gangrena, enfermedades respiratorias, queratoconjuntivitis), que se desparasiten en ese momento con un producto que funcione, que vayan a pastoreo a campo “seguro” en lo posible y que reciban minerales evaluando las carencias de la zona donde se está trabajando. 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cinco =