Control de las diarreas en las crianzas artificiales de terneros de tambos

Producir XXI, Julio 2021

Control de las diarreas en las crianzas artificiales de terneros de tambos

 MV. José A. Giraudo


laboratoriodesaludanimal@gmail.com

Tel. 0358-4625012/4639019

Recomendaciones generales basadas en principios básicos de prevención y control de las diarreas en la crianza temprana (primeros 35 días de vida). Es clave contar con el apoyo de un Veterinario, para el diagnóstico específico de las principales causas de la diarrea y proponer medidas específicas.

Tres principios básicos de prevención y control:

  • Reducir la exposición a los agentes principales 
  • Maximizar la resistencia no específica y específica
  • Tratamiento y manejo de los terneros enfermos

Reducir la exposición a los agentes principales 
Por los datos de la bibliografía nacional y la experiencia de nuestro laboratorio, las principales causas de diarrea en terneros de los 5 y hasta los 35 días de vida, se deben a Cryptosporidium y Rotavirus.  

Implementar un plan de limpieza y desinfección de los baldes. Todos los baldes utilizados para ofrecer la leche deberían limpiarse y desinfectarse diariamente. 

El operario debería utilizar guantes y desinfectarse las manos cuando toma contacto entre terneros.

Implementar un plan de utilización de la superficie de donde están las jaulas. Sería importante pasar un rastrón y determinar vacíos de ocupación según la estación del año (estaciones frías reutilizarla después de 2 meses y en estaciones cálidas después de 20 días)

Desinfectar el terreno donde se rotará cada jaula antes de su nueva ocupación. Se recomienda utilizar un desinfectante que posea glitaraldehido didecill y formalina entre sus componentes, que inactivan bien los agentes productores de diarrea. 

Luego de deslechar un ternero desinfectar las estacas y cadenas utilizadas.

Si el sistema de crianza es con estacas se recomienda ubicar las estacas según el siguiente esquema para que el operario no invada la zona del ternero. 

Cuando aparece un ternero en estaca con diarrea aplicar sobre las deposiciones cal viva.

Controlar estrictamente la población de moscas.
Si la crianza se realiza con jaulas, luego de deslechar un ternero, lavar y desinfectar la lona protectora, si las hubiera, y los baldes. También desinfectar las jaulas asperjándolas con equipo manual.

Maximizar la resistencia no específica y específica
Asegurar la correcta vacunación de las madres contra el Complejo Digestivo. Recomendamos Vacuna comercial (que posea antígeno de E. coli J5 y Rotavirus), aplicando la 1° dosis al secado y la 2° dosis en el preparto (30-20 días previo al parto). Para vaquillonas un mismo esquema.

Siempre que sea posible, a las terneronas ofrecerles el calostro fresco (no congelado).

Controlar la calidad del calostrado con refractometría a todos los terneros.

Las buenas prácticas de manejo, una correcta alimentación y escaso estrés ambiental (instalaciones adecuadas), son aspectos básicos para maximizar la resistencia inespecífica de los terneros durante la crianza

Ternero de pocos días de vida con diarrea muy liquida y profusa

Tratamiento y manejo de los terneros enfermos
En todos los casos de diarrea se debe rehidratar. Si la deshidratación es leve la misma debe realizarse por vía oral y si es grave por vía endovenosa. Si el tratamiento es vía oral utilizar sales hidratantes con glucosa en el agua.

El volumen de líquido a reponer por vía oral en diarreas leves o moderadas dependerá del grado de deshidratación y el peso del ternero. Si bien existen fórmulas que indican el volumen que debería aplicarse, en la práctica se recomienda 2 litros de solución rehidratante, 2 veces al día y durante 2 días.

El tratamiento con Tierra de Diatomea es útil en diarreas leves. 

En crianzas con antecedentes de Cryptosporidium se recomienda ni bien aparezca la diarrea iniciar el tratamiento con Azitromicina por vía oral durante al menos 5 días.   

El uso de antibióticos y antiinflamatorios por vía parenteral, también es recomendable. Los antibióticos que pueden utilizarse son Enrofloxacina, Florfenicol, Amoxicilina o Sulfas inyectables. También se recomienda el uso de antiinflamatorios no esteroidales (AINESs) como el Megluminato de Flunixina. 

El autor es Profesor Titular de Enfermedades de los Rumiantes, Facultad de Agronomía y Veterinaria de la UNRC y Director del Laboratorio de Salud Animal (LASA). Juan B. Justo 269, Río Cuarto.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 16 =