Alfalfas reducidas en lignina, un salto en la productividad por hectárea

Producir XXI, octubre 2020

Dos opciones: más lts/VO o más kgMS/ha

Alfalfas reducidas en lignina, un salto en la productividad por hectárea

Ing. Agr. Diego Costa 

Agvance SA .Alfalfas WL

costadiego@live.com.ar

Para analizar los resultados de un tambo uno de los indicadores claves es la productividad por hectárea. En su cálculo intervienen varias variables y su fórmula es la siguiente:

Productividad/ha/año= (Lts/VO x VT x VO/VT x 365 días)/Ha VT

HarvXtra, es nueva biotecnología en alfalfa que permite obtener variedades con reducido contenido de lignina. Mejora así un 10% la digestibilidad de la fibra en cualquier estadio de la alfalfa en comparación con una alfalfa convencional y nos lleva mejorar de manera indirecta algunas variables de esta ecuación.

Importancia de la productividad y por qué mejorarla

Un importante argumento es que la tierra es cada vez más limitante y hay más competencia por su uso. Por otro lado, es conocido que el tambo tiene n altos y bajos relacionados con problemas macroeconómicos pero siempre en trabajos CREA e INTA, por ejemplo, aquellos con mayores productividades por hectárea siempre tienen mayor resultado neto.

Asimismo, el gráfico 1, de  OCLA (Observatorio de la Cadena Láctea Argentina) muestra una alta correlación entre la productividad por ha y la rentabilidad de un tambo

Producción individual

Los lts/VO, es uno de los factores que componen la ecuación. En tambos más intensificados se busca maximizar el potencial genético. En otros menos intensivos esta variable no toma tanta relevancia. Las alfalfas de baja lignina y los sorgos o maíces BMR, generan un gran aporte para mejorar la producción individual, ya que, nos permiten tener disponible forrajes con mayor digestibilidad de la fibra y esto deriva en más consumo individual y más cantidad de energía disponible por kg de MS consumida. Esto se traduce en mayor producción de leche en vacas en lactancia temprana siempre que su condición corporal sea adecuada.

Por eso, un buen criterio de utilización de estos materiales sería que con el rodeo de vacas frescas y de alta producción se aprovechara la alfalfa en pre botón floral. Posiblemente es lo que muchos ya estén haciendo, con esta genética estarían obteniendo una calidad inédita en cuanto a digestibilidad de la FDN.

En un trabajo de hace más de dos décadas de Oba y Alem, de la Universidad de Alberta y Michigan respectivamente, encontraron que un punto que se logra mejorar la digestibilidad de la FDN se puede traducir en 170 gramos más de consumo y en 0,25 litros de leche extra. En el mismo sentido y en publicaciones más recientes Dave Combs, investigador de la Universidad de Wisconsin, encontró que variaciones de entre 10-14% de la digestibilidad de la FDN se traducen en variaciones de entre 2,3-3,2 litros de leche por vaca y por día. Siempre teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente que depende de la CC del animal, el estadio de la lactancia y el nivel de inclusión de forraje en la dieta.

Carga animal

En los últimos años se logró en los tambos un aumento de carga VT/ha VT. Ya sea como consecuencia de destinar menos hectáreas para el tambo o por incorporar una mayor cantidad de animales en la misma superficie, buscando mayores productividades por hectárea para poder generar mayor rentabilidad. Esto fue posible gracias a una masificación en el uso de forrajes conservados como maíz de silo y sumando esto el aumento en el uso de concentrados.

A diferencia del cultivo de maíz, el problema de la alfalfa es que el productor no tiene formas fáciles de conocer su rendimiento y por lo tanto todavía hay un camino importante por recorrer en cuanto a la tecnología utilizada en pasturas y la oportunidad de mejora es alta. Sin embargo, también hay muchos productores que vienen haciendo las cosas bien y que están ante la oportunidad de dar un nuevo salto en los rendimientos de sus alfalfas y esta vez de la mano de este nuevo evento tecnológico de la baja lignina. Dicho esfuerzo tiene lógica al evaluar los costos de ingredientes comunes en raciones donde la alfalfa en sus distintas presentaciones se destaca por ser el alimento más económico por kilo de materia seca, pero también de proteína y de energía (cuadro 1).

Varios ensayos realizados en EE.UU y Canadá usando el cronograma de aprovechamiento retrasado (10% de floración/ 5 cm de rebrote basal) con alfalfas de baja lignina muestran aumentos en la producción de hasta un 30% y en el ensayo que está realizando la empresa Forage Genetics Argentina en Marcos Juárez Córdoba de la mano del Ing. Roberto Rossanigo y la Ing. Verónica Ballario, en 3 años se obtuvieron producciones de más de un 40% extra de kilos de materia seca por hectárea. Sin duda esto pone a los tambos que implementen esta tecnología ante varias oportunidades: aumentar la carga animal, aumentar el aporte de la alfalfa en la dieta minimizando costos, confeccionar reservas con destino a otras categorías o hasta poder reducir la superficie de este cultivo liberando la misma para otras actividades.

Más kg de pasto por hectárea

La oportunidad esta en aquellos tambos donde ya sea a través de pastoreo o corte están aprovechando la alfalfa en pre botón floral o antes para obtener la mayor calidad de pasto y una producción de forraje aceptable. La propuesta es que con alfalfas de baja lignina puedan pasar a realizar el aprovechamiento en 10% de floración con la misma calidad que lo venían haciendo en pre botón pero cosechando un 20% más de forraje por el solo hecho de aprovechar las altas tasas de crecimiento del cultivo en ese estadio.

Ahora bien, este manejo en los sucesivos años del alfalfar termina repercutiendo en una mayor persistencia del cultivo por respetar mucho más el ciclo fisiológico de llenado de reservas de corona y al evaluar el ciclo completo del cultivo las diferencias de producción terminan siendo de un 30% aproximadamente.

Flexibilidad y poder de decisión

Por lo visto anteriormente, esta Biotecnología de baja lignina en alfalfa le da el poder al productor de elegir entre dos cronogramas de cosecha:

Opción 1: Mantener el actual: logrando forrajes de una calidad inédita.

Opción 2: Retrasar a 10% de floración: Logrando más kilos producidos por hectárea sin perder la calidad del forraje.

Además es resistente al Roundup

Viene acompañada de la tecnología Round Up Ready por lo que también tendrá ventajas y flexibilidad en el control de malezas en cualquier estadio de la alfalfa desde que la misma llega a las tres primeras hojas trifoliadas.

Producción individual

Los lts/VO, es uno de los factores que componen la ecuación. En tambos más intensificados se busca maximizar el potencial genético. En otros menos intensivos esta variable no toma tanta relevancia. Las alfalfas de baja lignina y los sorgos o maíces BMR, generan un gran aporte para mejorar la producción individual, ya que, nos permiten tener disponible forrajes con mayor digestibilidad de la fibra y esto deriva en más consumo individual y más cantidad de energía disponible por kg de MS consumida. Esto se traduce en mayor producción de leche en vacas en lactancia temprana siempre que su condición corporal sea adecuada.

Por eso, un buen criterio de utilización de estos materiales sería que con el rodeo de vacas frescas y de alta producción se aprovechara la alfalfa en pre botón floral. Posiblemente es lo que muchos ya estén haciendo, con esta genética estarían obteniendo una calidad inédita en cuanto a digestibilidad de la FDN.

En un trabajo de hace más de dos décadas de Oba y Alem, de la Universidad de Alberta y Michigan respectivamente, encontraron que un punto que se logra mejorar la digestibilidad de la FDN se puede traducir en 170 gramos más de consumo y en 0,25 litros de leche extra. En el mismo sentido y en publicaciones más recientes Dave Combs, investigador de la Universidad de Wisconsin, encontró que variaciones de entre 10-14% de la digestibilidad de la FDN se traducen en variaciones de entre 2,3-3,2 litros de leche por vaca y por día. Siempre teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente que depende de la CC del animal, el estadio de la lactancia y el nivel de inclusión de forraje en la dieta.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + 4 =