No hay nada mejor

También el feedlot es clave

No hay nada mejor que… ¡¡un buen comienzo!!

Leydi, Departamento Técnico

estebanmonti@panzahermanos.com.ar

011- 4992 3821

Todos buscamos máxima eficiencia a través de tecnología de procesos. La industria del feed lot no escapa a esta idea, hay que mejorar los procesos.

Período de adaptación: se concentran alrededor del 85% de las muertes

Uno de los costos que más afecta a la industria feedlotera, son la mortandad y la morbilidad de los animales, principalmente durante el periodo de adaptación
El paso entre el ambiente de origen y los corrales, es el momento de mayor estrés. La separación de su rodeo y de su madre en particular, la falta de alimento y agua durante el traslado y/o tiempo de espera en la feria, trabajo en la manga, el nuevo orden social, la exposición a patógenos, etc. En el Esquema N° 1 se muestran todos los elementos de estrés experimentados por los terneros recién llegados al feed lot. Esto causa un debilitamiento del sistema inmunológico (baja de defensas), lo que sumado a un nuevo ambiente y muchas veces a un desconocido alimento, aumentan el riesgo de que el animal contraiga alguna enfermedad.
A los factores mencionados hay que añadir el polvo o barro, inclemencias del tiempo, etc., que incrementan aún más las posibilidades de que el animal se enferme.

Como consecuencia de los mencionado anteriormente entre el 85 al 90 % de la mortandad que se produce en un feed lot es durante la adaptación (Ver Gráfico N° 1). En otras palabras existe un riesgo relativo de muerte de 3 a 1 en la adaptación vs la etapa de terminación, en la que transitan los animales durante el periodo de engorde.

Los planes sanitarios, que por lo general se aplican, están más focalizados en disminuir las mortandades en el periodo de terminación, cuando los mayores inconvenientes en los encierres se dan durante la adaptación. Dentro del período de adaptación los causantes del mayor riesgo de mortandad, derivan del estrés y la consecuente inmunosupresión.

El agua es clave, y con pastillas es mejor

La mayoría de las personas, cuando ve que alguien está atravesando una situación puntal de estrés, reacciona ofreciendo “un vaso de agua para calmarla” y así superar el trance. La misma idea se intenta replicar al momento de recibir los animales en los corrales, ofrecer agua fresca y limpia.

Sabiendo además que los animales pueden tolerar más de 48 hs sin alimento, pero no sin consumir agua, la idea es usarla de forma estratégica. Es decir, utilizar el agua no sólo como amortiguadora del estrés y para evitar cuadros de deshidratación, sino emplearla además como vehículo de un suplemento mineral energético. Para esto se colocan en los bebederos de recepción pastillas solubles Leydi, de lenta disolución, Las mismas ayudarán a reponer las sales minerales y la energía perdida por los animales durante el traslado y la adaptación a los corrales, incentivando además el consumo.

Las pastillas se deben suministrar al inicio de la adaptación, y durante 2 o 3 días, colocando no más de 4 pastillas por día, con intervalos de dos horas. Hasta que los animales, alcancen un buen ritmo de consumo del balanceado, asegurándonos que éste pasó a ser este el principal proveedor de nutrientes.

Pastillas también para cuando se vacuna

Si bien el uso de pastillas como suplemento de minerales y aporte energético, resulta una muy buena herramienta para superar el momento de la recepción, cabe mencionar que también puede ser muy útil durante los movimientos de hacienda, principalmente al momento de vacunación, en el encierre pre y post trasporte, en exposiciones y por último en la guachera (versión liquida, para colocar en los baldes). Siempre empleadas con la misma intención, la de disminuir el estrés de los animales, que es el causante de la baja en la defensas, aumentando la posibilidad que los mismos se enfermen y/o mueran

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + quince =