Destete racional: cómo evitar la pérdida de kilos

Destete racional: cómo evitar la pérdida de kilos

Fuente: ForoRural

 

Los destetes son una etapa crucial en la vida de vacas y terneros, a la que no siempre se da la importancia que merece. ForoRural entrevistó al referente en cría vacuna Ariél Stolovas, quien nos describe una técnica de destete que permite minimizar el deterioro del estado corporal, tanto en vacas como en terneros. Stolovas comparó este método con el sistema tradicional que se practicaba hace algunos años en el establecimiento, y estimó un beneficio de 30 kg por ternero y 30 a 40 kg por vaca.

El impacto de esta técnica
A modo de ejemplo, de acuerdo a las estimaciones realizadas por Stolovas en un establecimiento con una carga de 0,70 UG/há, donde en cada hectárea de cría hay media vaca (0,5 UG) y medio ternero (0,20 UG), la pérdida del destete tradicional donde los animales “costean” varios días es de 30kg/há (15kg=media vaca + 15 kg=medio ternero). Si esos kilos se valorizan con precios promedio de cada categoría (vaca: 1,10 y ternero/a: 2) la pérdida se estima en US$ 46/há. Cuando repasamos los ingresos netos promedio de empresas criadoras en el último ejercicio, podemos comprobar que se encuentran cercanos a esos valores.

De ahí la importancia de este tema: por el impacto económico que representa, por la simpleza de su implementación y por la mínima inversión que implica la técnica.

Los fundamentos de la técnica
Se basan en un concepto principal: “la vaca vuelve adonde perdió su ternero”. Este concepto determina todas las acciones que se deben practicar durante el destete.

La denominada “costeada” se debe a que la vaca intenta ir al sitio donde perdió el ternero, en un lugar alejado del potrero en donde está (normalmente en los corrales del establecimiento). Camina a un lado del alambrado orientado hacia esos corrales, durante días, sin comer y tomando poca agua, hasta quedar debilitada y con un estado corporal deteriorado.
El cambio que propone este sistema es que la vaca “pierda” el ternero en el propio potrero donde se encuentra. De esa manera, el comportamiento maternal provoca que la vaca vuelva hasta donde perdió su ternero, lo busque, lo llame a través del mugido y frente a la ausencia de su cría retorne a comer. Este proceso se repite muchas veces pero la vaca no pierde demasiada energía, ya que camina poco y alterna esos momentos con el pastoreo y la ingesta de agua, cosa que no ocurre en la “costeada” tradicional.

La técnica
La aplicación práctica depende de encontrar un sitio donde apartar los animales en el propio potrero donde se encuentran las vacas. Puede ser una calle, como en el ejemplo, corrales de trabajo que se dispongan en el campo, corrales móviles desarmables, encierres en algún bosque de sombra o un corral hecho con alambrado eléctrico para este fin. Se puede planificar la actividad y destinar uno o varios potreros que presenten esa condición y llevar el ganado unos días antes para realizar el trabajo cómodamente. De este modo, al retornar unos días después las vacas ya están tranquilas.

A continuación, en los Pasos 1 y 2 se grafica mejor la herramienta describiendo la técnica valiéndonos de los mismos esquemas utilizados por Stolovas durante la entrevista.

Paso 3: Se apartan las vacas y éstas vuelven al potrero original. Se retiran las vacas lo más lejos posible antes de retirar los terneros tratando de que no vean adónde van (puede ser al otro extremo del mismo potrero con un corral eléctrico, o se las puede pasar a un potrero contiguo por unas horas, como en el ejemplo). Se llevan los terneros hasta el corral de destete, donde se les enseñará a comer ración durante unos días.

Paso 4: Una vez que se fueron los terneros y no se los ve más, se largan las vacas. Éstas vuelven a buscar los terneros al sitio donde los “perdieron”. Es decir, a la portera dentro de su potrero. No costean hacia donde realmente están los terneros (los corrales, o el embarcadero si se cargaron en un camión). En caso de que los terneros vayan a un corral relativamente cercano, las vacas oyen a sus terneros, pero van a buscarlos a la tranquera de todas maneras. El hecho de oírlos, si están cerca, demora el proceso pero no determina un costeo como el tradicional a lo largo de toda la línea de alambrado.

Las vacas comprueban durante algunos minutos que los terneros no están y se retiran a comer. Este proceso se repite muchas veces pero el ganado se mantiene en buen estado, ya que camina poco y alterna períodos de “duelo” en la portera con períodos de pastoreo e ingesta de agua. A los pocos días disminuye la frecuencia con que las vacas vienen a la portera y permanecen más tiempo pastando, hasta que finalmente “olvidan” al ternero.

Destacamos:

  • Identifique al destete de terneros como un proceso clave en el resultado de su empresa de cría.
  • Compruebe que es más sencillo y económico conservar los kilos en esta etapa, que agregarlos más adelante.
  • Implemente sistemas de destete que disminuyan el stress a los animales.
  • Conserve kilos valiosos de sus vacas y terneros aplicando esta técnica simple, basada en la sabiduría del hombre de campo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 13 =