Calidad forrajera del raigrás anual

Pastorear el raigrás por la tarde es 10% más de leche o carne.

Calidad forrajera del raigrás anual

Camarasa 1 , J.N.; Mattera, J.; Bertin, O.D.

EEA INTA Pergamino

Grupo Forrajeras

camarasa.jonatan@inta.gob.ar

 

El raigrás anual es el segundo verdeo de invierno más usado, después de la
avena. Es una especie clave para la producción de leche y carne, cuando afloja el crecimiento de las pasturas perennes, durante el invierno.

Sembrar temprano para aprovecharlo al máximo
El bache estacional de producción de forraje invernal se hizo más evidente a partir del incremento del área dedicada a la agricultura, en los sistemas mixtos agrícolas-ganaderos, con el consecuente aumento de la carga global en la ganadería. En este contexto es que los cultivos anuales de invierno son los recursos forrajeros más utilizados, ya que aportan entre mayo y septiembre una producción de forraje de 4 a 9 t MS/ha de alta calidad.

Como otros verdeos anuales de invierno, el raigrás anual debe sembrarse temprano. Esto es desde el fin del verano a principios de otoño, con el objetivo de obtener el primer pastoreo a mediados de otoño, aprovechar las lluvias de dicha estación y lograr un mayor período de utilización. Un rápido crecimiento inicial permitirá sortear posibles déficits hídricos en el resto del invierno y primavera. En general, en la región pampeana se recomienda la siembra a partir de principios de marzo.

Calidad nutricional: atentos a las variaciones del % Materia Seca (MS)
En el norte de la provincia de Buenos Aires, durante el otoño y principios del invierno, el raigrás anual, como todos los verdeos, tienen un bajo el contenido de materia seca, que incluso menor que el de avena y que puede limitar el consumo por un exceso de agua (Gráfico N° 1). También debemos tener en cuenta el alto porcentaje de proteína soluble (altamente degradable en rumen) que causa pérdidas de nitrógeno, si el porcentaje de materia seca es bajo y no hay suficiente consumo de carbohidratos solubles en agua. La suplementación energética, para balancear el consumo de proteína y de energía, debe considerar varios aspectos para mejorar la ganancia de peso, destacándose la calidad del recurso base y el ajuste de la carga animal.

Durante el período de crecimiento la calidad nutricional del raigrás anual cambia. El porcentaje de materia seca se incrementa al igual que el contenido de fibra detergente ácido (FDA), mientras que el porcentaje de proteína bruta (PB) disminuye y el porcentaje de carbohidratos solubles en agua (CSA) resulta indiferente a los cambios en la época de crecimiento.

La materia seca del raigrás anual en el primer aprovechamiento es de 15,5 %, aproximadamente, algo menor que los cereales de invierno. Este bajo contenido de MS en otoño, junto con el bajo porcentaje de fibra efectiva sería, entre otras razones, la causa de posibles bajas ganancias de peso. Para corregirlo, una práctica común es la adición de heno de alta calidad (ya sea con suministro restringido o ad libitum) para mejorar la ganancia de peso vivo y la producción de leche.

Pastorear el raigrás por la tarde resulta en 10% más de leche o carne
Desde mediados de invierno, y luego de las heladas, el porcentaje de materia seca se incrementa linealmente. Cabe aclarar, que durante el día el contenido de materia seca y el de CSA (carbohidratos solubles en agua) tiene variaciones, siendo mayor por la tarde y alcanzando un máximo al atardecer, asimismo disminuye la proteína bruta y no sufre casi alteraciones el contenido de fibra. Estos cambios en la composición del forraje pueden ser utilizados para implementar momentos de utilización de los verdeos de raigrás cuando este acumula más materia seca y CSA, producto de la fotosíntesis diurna. De esta manera, el pastoreo por la tarde de un verdeo de raigrás resulta en un incremento en el consumo de materia seca y como consecuencia un 10 % más de producción de leche y de proteína por animal y por día.

En producción de carne se midió en dos temporadas una mayor ganancia de peso en vaquillonas británicas con pastoreo vespertino con respecto a pastoreo matutino (952 vs 789 gr/animal/día, 21% más). También en recría de vaquillonas para reposición, el pastoreo vespertino de raigrás anual incrementó significativamente la ganancia de peso vivo y con ello el peso total y una diferencia a favor de 0,44 puntos en la condición corporal.

En pleno invierno, el consumo de raigrás es elevado debido a la alta digestibilidad de la materia seca y de la fibra detergente neutra. A fines de julio y principios de agosto se han determinado valores de energía de entre 2,6 y 2,9 Mcal EM/kg MS.

Fertilización
La calidad nutricional del raigrás anual cambia según el manejo de la fertilización. La fertilización nitrogenada incrementa el contenido de nitrógeno (N) y disminuye el de CSA. No obstante, la mayor relación entre N/CSA que se genera en este caso no llegaría a valores críticos como para afectar la respuesta animal. La fertilización combinada con fósforo y N permite incrementar la acumulación de forraje sin alterar sustancialmente indicadores del valor nutritivo del forraje. A nivel de producción animal, la fertilización con N en raigrás anual no afecta la ganancia de peso de novillos en el primer pastoreo, ya que esta práctica no altera significativamente la relación entre proteína soluble y carbohidratos solubles en agua.

Planifique la confección de reservas, siempre vienen bien
Una alternativa es transferir parte del forraje, de raigrás anual u de otro verdeo, producido durante la primavera al invierno siguiente, aunque esta práctica libera el lote en forma más tardía para un cultivo de verano que bajo uso directo en pastoreo. Esta transferencia se puede realizar de dos formas: heno o ensilaje. En ambos casos la calidad nutricional va a depender del momento de corte.

En el caso del raigrás para ensilaje puede ocurrir que el cultivo se sembró temprano para pastoreo y luego se deja acumular forraje para ensilar. La clausura del lote a principios de agosto permite obtener una mayor acumulación de forraje con respecto a clausuras más tardías y, además, obtener una mayor proporción de lámina en el forraje conservado. Entre este y aquel raigrás sembrado únicamente para ensilaje no hay importantes diferencias, siendo la calidad nutricional del silaje de raigrás de 58 a 64% de digestibilidad, 8 a 10% proteína bruta (PB) y de 55 a 60% de fibra (FDN). La fertilización con Nitrógeno a mediados de julio en esos lotes cerrados para ensilar será muy buena estrategia para aumentar volumen y bajar costos si hay buena humedad en el lote.

Produccion animal en pastoreo directo
Desde el punto de vista nutricional la MS del verdeo, el contenido de CSA y la relación PB/CSA son las variables que se relacionan con las ganancias de peso vivo, siendo el contenido de CSA el factor individual que tiene mayor relación con la ganancia de peso (Gráfico N° 2).

En ensayos de producción de carne, desde mediados de otoño a principios de primavera, las producciones han sido del orden de los 504 ± 62 kg carne/ha, con ganancias diarias de 914 ± 206 gr/animal. En los experimentos en los que se evaluó más de un verdeo de invierno no hubo diferencias en producción animal, excepto cuando factores ambientales perjudicaron selectivamente a uno de ellos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × uno =