Probióticos y prebióticos

Muy beneficiosos para el organismo

Probióticos y prebióticos

Lic. Josefina Marcenaro

Licenciada en Nutrición

jmarcenaro@hotmail.com

Propongo pensar en esta frase si queremos entender los probióticos y prebióticos: “Eres lo que alimentas a los billones de seres microscópicos que viven en tus intestinos”.

En el intestino residen entre el 70-80% de tus células inmunológicas y supone tu primera línea de defensa. 

El revestimiento del intestino, como todas las superficies del cuerpo, está cubierto de criaturas microscópicas, en su mayoría bacterias. Estos organismos crean un microecosistema llamado “microbioma”. Que ese microbioma esté equilibrado y sano depende, en gran parte, de cómo nos alimentemos. 

El 80% de la serotonina, el neurotransmisor de la felicidad, también se sintetiza en el intestino, por eso es importante que tu microbiota esté activa, incluyendo en tu dieta, alimentos probióticos y prebióticos para fortalecerla.

Hay dos maneras de mantener este equilibrio: ayudar a que crezcan los microbios que ya están allí dándoles los alimentos que les gustan (prebióticos) y añadir microbios vivos directamente a tu sistema (probióticos). 

Prebióticos

Los prebióticos son fibras vegetales especializadas. Actúan como alimentos que  estimulan el crecimiento de bacterias buenas en el intestino.

Los prebióticos se encuentran en muchas frutas y verduras, especialmente en aquellas que contienen carbohidratos complejos, como la fibra y el almidón resistente. Estos carbohidratos no son digeribles por el cuerpo, por lo que pasan a través del sistema digestivo para convertirse en alimento para las bacterias y otros microbios. Ejemplos de alimentos con prebióticos: 

  • Alcauciles, achicoria y banana: contienen inulina, un prebiótico natural.
  • Legumbres, batata: poseen rafinosa y estaquiosa.
  • Ajo, cebolla y puerro: poseen derivados de inulina y fructooligosacáridos.
  • Trigo, avena y cebada: poseen inulina.
  • Espárrago: posee fructooligosacáridos.

Probióticos

Los probióticos son diferentes ya que contienen organismos vivos, generalmente cepas específicas de bacterias que se añaden directamente a la población de microbios beneficiosos del intestino.

Al igual que los prebióticos, también se pueden encontrar en alimentos de manera natural o de manera agregada. El alimento probiótico más común es el yogur. Éste se obtiene fermentando la leche con diferentes bacterias que quedan en el producto final. Otro ejemplo es el chucrut.

Los suplementos probióticos también contienen organismos vivos. Un ejemplo de esto es el Actimel.

Algunas Funciones de los alimentos probióticos

  • Ayudan a regular el tránsito intestinal, evitando el estreñimiento o la diarrea.
  • Favorecen la producción de enzimas naturales que activan la digestión.
  • Ayudan a alcanzar y mantener un peso saludable.
  • Reducen la incidencia de infecciones del tracto genito-urinario.
  • Activan la síntesis de vitamina A, B y K, esta última con función anticoagulante.
  • Ayudan a disminuir el riesgo de enfermedades inflamatorias, de cáncer colorrectal y mejoran los síntomas del síndrome de intestino irritable.
  • Mejoran la respuesta inmunológica y modulan las enfermedades autoinmunes.
  • Lactobacillus digiere la lactosa, facilitando la función de la enzima lactasa.
  • Contribuyen a la producción de ácido láctico y acético que disminuyen el pH intestinal, como sistema de defensa.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 7 =