Es posible comer sano y bajando costos

Es posible comer sano y bajando costos

Lic. Josefina Marcenaro

Licenciada en Nutrición

jmarcenaro@hotmail.com

No es cierto que la comida saludable es más cara. Hay ingredientes que suelen ser costosos, pero también existen buenas opciones para comer sano y no elevar costos.

La planificación es nuestro mejor aliado

Para cocinar sano, rico y no mas caro hay que estar atento. Programar y organizar: esa es la clave. Lo fundamental a la hora de querer ahorrar en las comidas es empezar por aprender a comprar. Los productos de temporada son mucho más económicos y, por supuesto, mucho más sabrosos.

Si bien las carnes son un tema aparte ya que no hay temporadas de ciertos cortes, sino que hay que estar atento a las promociones diarias. Recurrir a los cortes históricamente económicos (roast beef, la cuadrada, falda, picada) también es una buena opción.

Manejar bien el freezer es otra cosa a tener en cuenta ya que si comprás pero con el pasar de los días pierden calidad los productos, en lugar de ahorrar estás desperdiciando comida. Las verduras se pueden guardar blanqueadas para que no pierdan sus propiedades (espinaca, cebolla, brócoli, choclo, etc.). Las frutas y verduras hay que procurar guardarlas en el lugar de la heladera indicado (abajo, donde le frio es menor y se conservan por más tiempo).

Usar ollas que guarden el calor es otra manera de cuidar el bolsillo ya que se aprovecha de mejor manera el gas (cocinando más rápido, manteniendo el calor).

Por último, seleccionar recetas que tengan mucho color, diferentes alimentos como cereales, carnes, verduras y preparar comidas diferentes, como guisos, sopas, etc.

Por lo tanto para lograr comer rico, sano y no tan caro es importante:

  • Planificación en las comprar: productos de temporada, lugar (supermercado, verdulerías, carnicerías, etc.)
  • Lugar de guardado: freezer, lugar de heladera.
  • Utensilio a utilizar: olla doble fondo para cuidar más el calor y reducir el consumo de gas.
  • Combinación de alimentos: para poder poner todos los nutrientes necesarios sin morir en el intento.

La falta de tiempo hace que muchas veces comer sano sea un problema, sumado a los elevados precios de los alimentos más ricos en proteínas como la carne y el pescado. No obstante, organizarse parece ser la clave de resultados positivos y un buen rendimiento del dinero. Saber comer no es lo mismo que saber comprar y eso requiere un cambio de hábitos y conductas que obligan a un plan ordenado de alimentación que lleva coordinación y tiempo.

Ejemplos que pueden cumplir con lo dicho anteriormente:

  • Guiso de pollo (utilizando verduras de estación, salsa de tomate y pollo).
  • Milanesas de nalga con ensalada.
  • Zapallitos rellenos con carne picada y ensalada.
  • Calabaza rellena con verduras.
  • Sopa de verduras con fideos.
  • Pastel de papas.
  • Albóndigas con arroz, zanahoria, arvejas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =