Eficiencia de producción: clave para una lechería de precisión

Eficiencia de producción: clave para una lechería de precisión

Ing. Agr / Zoot, MSc. Pedro Serrano

Cátedra Producción Lechera FCA, UNLZ

Jefe AER INTA Brandsen

serrano.pedro@inta.gob.ar

La innovación en tambo puede estar representada bajo diferentes formas de  automatización (sistema de ordeño voluntario, alambrados virtuales, detección de rengueras, determinación de score corporal, sensores de rumen, monitoreo de actividad, etc). Cualesquiera sean sus formas, es una apuesta a futuro que ya se está instalando en algunos sistemas de producción de leche y para muchos puede significar una forma diferente de encarar el negocio y poder continuar  en él. Estas tecnologías representan nuevos desafíos a futuro, muy válidos como forma de simplificación de tareas, pero que también llevan a replantear si lo que se está haciendo hoy con el presente permite encarar ese futuro.

Frente a un mercado de la leche incierto y de bajos precios, los tambos deberían mejorar sus procesos internos buscando maximizar el resultado económico, apuntando hacia una lechería de precisión. Para esto es necesario establecer valores para cada uno de los objetivos que se buscan dentro de los diferentes procesos que conforman la actividad tambo. Estos objetivos deben generar un sistema sencillo,  flexible y con sustentabilidad social, ambiental y económica.

  • Sistemas sencillos porque el tambo es de por si una actividad muy complicada, ya que se conectan diferentes especialidades (nutrición, bienestar animal, genética, sanidad , etc.) que muchas veces interfieren unas con otras y por lo cual es difícil a veces encontrar un adecuado balance. Se deberá llevar adelante tareas lo más sencillas posibles, buscando mejorar resultados.
  • Sistemas flexibles porque los mercados son muy cambiantes en los precios que paga al productor, por lo tanto el sistema debería permitir que sus procesos de producción de leche se acomoden a estas variaciones, logrando producir leche al más bajo costo posible. Por otro lado, los cambios climáticos, cada vez más evidentes en sus manifestaciones de temperatura y precipitaciones, dan otro fundamento a esta flexibilidad que debería tener el sistema tambo.
  • Finalmente los sistemas deberían ser sustentables, entendiendo que la sustentabilidad se apoya en las tres patas que la conforman: sustentabilidad ambiental, social y económica. Las tres son igualmente importantes, pero es la sustentabilidad económica la que permite que se implementen las otras dos, ya que éstas básicamente no generan beneficios monetarios y su realización significa un gasto/inversión.

La meta clave es la economía

Para intentar alcanzar sustentabilidad económica, el objetivo del productor debería ser maximizar el resultado económico, bajando sus costos de producción  y subiendo sus ingresos mediante el aumento de los volúmenes de leche producidos.

Bajando costos de producción

El componente más importante del costo de producción de leche en el país es la alimentació, representando típicamente entre el 30 y el 55% del gasto directo. El gasto en alimentos concentrados es el que se lleva la mayor parte de este rubro y, si bien varía entre sistemas, raras veces representa menos del 25% del gasto de alimentación anual. Por lo tanto, pensando en sistemas flexibles y rentables, sistemas de alimentación de “base pastoril con suplementación estratégica mediante el uso de concentrados y forrajes conservados” debería ser uno de los objetivos a perseguir por los productores de leche.

Maximizando ingresos

Ya en el año 2007 INTA Rafaela demostraba como era posible incrementar la productividad física de un establecimiento moviendo dos herramientas básicas: mayor producción individual y el aumento de la carga. De esta manera era posible pasar de productividades física de 5000/7000 litros de leche/ha VT/año a productividades arriba de los 10.000/12.000  lts/haVT/año.

Estos valores y aún mayores, para algunos sistemas de producción de leche, independiente del área geográfica, ya se están alcanzando en Argentina. Ellos explican en gran medida las más altas rentabilidades que obtienen  esos establecimientos lecheros, pero no en su totalidad. Es posible que la explicación del porqué algún tambo posee productividades físicas no tan altas pero si una  rentabilidad superior debería buscarse en las ineficiencias que se llevan a cabo en los diferentes procesos que se realizan. Solo como ejemplo se pueden mencionar las perdidas ocultas de litros de leche causadas por mastitis, fallas en el bienestar animal, stress calórico, insuficientes aguadas, caminatas prolongadas de los animales, entre otras.

  • Para una lechería de precisión es importante generar sistemas sencillos, flexibles y con sustentabilidad, donde el resultado económico provenga de una maximización de la productividad física y de una mejora en los procesos internos, minimizando ineficiencias que se relacionan con la infraestructura, con el personal y con el manejo del ambiente.
  • En definitiva, se necesita mejorar el gerenciamiento de los sistemas de leche.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =