Depresión de grasa en la leche

Depresión de grasa en la leche

Diego Bertino MV

Martin Auil MV, MSc.

Equipo Técnico de Teknal

Depresión de la grasa en leche: teoría de la biohidrogenación 

Existe otra entidad que suele afectar la producción de grasa en leche, asociada al consumo de dietas con altos contenidos de aceites, descripta bajo la teoría de la biohidrogenación.

La presencia en rumen de aceites insaturados (maíz, soja, girasol, pastoreos muy tiernos, etc.) junto con otros factores de riesgo, predisponen a la formación de un isómero de acido linoleico conjugado (CLA) a partir del ácido linoleico, el cual es un potente inhibidor de la síntesis de novo que ocurre en la glándula mamaria. Entre los factores de riesgo que actúan como disparador de esta vía metabólica pueden mencionarse: cantidad y tipo de ácidos grasos de la dieta, el pH del rumen que se genera con la dieta de las vacas y el uso de algunos aditivos que modifican la fermentación ruminal.

El primer punto, cantidad y tipo de ácidos grasos, es de particular interés para nosotros, ya que habitualmente usamos como alimento algunos subproductos que pueden contener en su composición niveles de ácidos grasos insaturados que provoquen este fenómeno. Muchas veces el problema no es la cantidad de ácidos grasos, sino la gran variabilidad en el contenido del mismo, que hace dificultoso su manejo a campo. Un buen ejemplo de esto es el expeller de soja. En la Tabla 1 se muestran los datos de calidad de 325 muestras ingresadas en el ultimo año al laboratorio, con sus valores promedio, mínimos y máximos.

Si bien el valor promedio de aceite es el esperado para este subproducto, la variación de este parámetro es muy grande y responde en parte a la gran variabilidad en el proceso de producción. Esto hace que, usando una misma cantidad de expeller de soja en la dieta, el aporte final de aceite (insaturado, ideal para provocar el efecto indeseado), sea lo suficientemente alto como para generar problemas.

Otro subproducto asociado a la depresión de grasa en leche debido a la producción de isómeros de CLA es la burlanda de maíz, tanto seca como húmeda. En la Tabla 2 se observa la composición típica de los destilados de maíz en Argentina. El extracto etéreo es del 12% promedio pero con una variabilidad muy importante.

No es infrecuente ver en el campo situaciones de baja grasa en leche que tiene respuestas bastante “impresionantes” al uso o no de este subproducto. En la Imagen 1 se observa la evolución de los sólidos de un tambo comercial, en donde se deja de incluir burlanda húmeda en la dieta con el consiguiente cambio en la relación grasa – proteína de la leche en los días subsiguientes.

Posibles soluciones

Debido a que los factores que pueden provocar una disminución de la grasa butirosa en la leche son variados, las posibles soluciones deben ser abordadas de manera integral.

La situación de acidosis ruminal subclínica que se mencionó anteriormente es por lejos la que requiere una solución urgente. Aquí la depresión de la grasa en leche es sólo la resultante de un rumen funcionando mal, pero que puede tener consecuencias más serias para los animales. Revisar la relación forraje concentrado de la dieta, niveles de carbohidratos en la ración, fibra efectiva de la dieta, procesado de la fibra, selección en el comedero, mezclado de la ración, niveles de suplementación en la sala de ordeno, frente de comedero, etc., son todos aspectos a considerar cuando sospechamos de este fenómeno en nuestro tambo. El uso de modificadores ruminales, como los buffers (bicarbonato de sodio, oxido de magnesio, etc.) son herramientas que tiene impacto en determinadas condiciones.

La depresión de grasa en leche, en un contexto de dieta equilibrada en forrajes y concentrados, puede hacernos sospechar de un exceso de aceites insaturados en la comida. Es importante recordar que la presencia de aceite en la dieta (pastoreos de forrajes muy tiernos, expeller de alto contenido en aceite, poroto de soja, semilla de algodón, burlanda de maíz, etc.) no determinan de manera absoluta la baja de la grasa. Junto con los ácidos grasos insaturados es necesario rumen que no funciona de manera apropiada, por lo que la solución al problema puede requerir un abordaje amplio, además de reducir el aceite en la dieta.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + cuatro =