Cuidados de la vaca en transición y claves en la implantación de pasturas

Sigue Mastellone Hnos apoyando a sus tambos remitentes

Cuidados de la vaca en transición y claves en la implantación de pasturas

Ing Roberto Capovilla, de Mastellone Hnos. SA dio la bienvenida a los participantes en la reunión en el campo de los Cereigido.

Los días 6 y 7 de marzo, Mastellone Hnos., La Serenísima, realizó 2 reuniones técnicas, abiertas al público, en las localidades de Trenque Lauquen y 30 de Agosto. Las mismas se desarrollaron en el marco de su Plan Más Leche, con el aporte técnico de Producir XXI como parte del Programa Mejoras con Seguimiento.

La primera de ellas tuvo lugar en el establecimiento “La Ponderosa” de Ricardo y José Luis Cereigido SA. Allí el público pudo recorrer el corral de preparto, ver el lote de vacas frescas y el patio de alimentación, y conocer cómo es el manejo. A continuación, el Ing. Agr. Alejandro Palladino, investigador del Conicet, disertó acerca de “Preparto y manejo práctico de la Vaca en Transición”. “Dentro del ciclo productivo, este período es clave para el normal desarrollo y progreso de la lactancia en forma exitosa”, aseguró.

El periodo de vaca en transición abarca desde 20 días antes del parto hasta los 20 días posteriores al mismo. Es una etapa crítica de la vida de la vaca y del ciclo productivo de la explotación ya que durante este tiempo ocurre cerca del 80% de las patologías del rodeo lechero. De esta forma se entiende que el éxito logrado durante esta etapa tendrá un efecto directo sobre la producción de la vaca y, en consecuencia, el resultado económico de la empresa.

“Uno de los problemas principales durante esta etapa es la disminución del consumo de materia seca, como consecuencia de los cambios fisiológicos que ocurren con la cercanía al parto y el comienzo de la lactancia”, agregó Palladino.

A su vez, durante el mismo periodo, los requerimientos nutricionales aumentan de forma significativa con el inicio de la lactancia, lo cual pone a los animales en lo que se conoce como balance energético negativo. Cuando éste es importante, uno de los órganos más comprometidos es el hígado. Durante la etapa de transición, el animal moviliza grasas para generar energía disponible y nutrientes para la síntesis láctea. Si la movilización es excesiva, el hígado no puede metabolizar la totalidad de los ácidos grasos que llegan y estos comienzan a acumularse, lo cual, en exceso, provoca lo que se conoce como “hígado graso”.

En 30 de Agosto, el Ing. Agr. Juan Lus, de PGG Wrightson Seeds, disertó acerca de las claves para lograr el éxito en los primeros 100 días de una pastura. Al comenzar, remarcó que “debemos dejar de pensar en kg de semilla y comenzar a pensar en plantas logradas por hectárea, y a partir de fijar ese objetivo, determinar la cantidad de semilla necesaria para lograrlo”. Para lograr un alfalfar productivo en el tiempo, es ideal contar con 700-800 pl/m2 a los 90 días de emergencia dependiendo del ambiente. Esto posiblita llegar a 280-350 plantas/m2 al cabo del primer año, que garantizan mantener durante mucho tiempo los 450 a 500 tallos/m2 estables para que la producción de forraje se mantenga cercana al potencial.

 

El equipo de trabajo de La Ponderosa explica a los  participantes los detalles del manejo de la vaca preparto.

Luego de la recorrida el Ing. Palladino brindó recomendaciones relacionadas al manejo de la vaca en transición.

Al referirse al manejo de malezas, Lus aseguró que “es fundamental asegurar los primeros 100 días libres de malezas. Si esto no se logra, puede incurrirse en un daño productivo irreversible debido a la competencia que las especies invasoras provocan”.

Para obtener esto, es indispensable considerar que el manejo del antecesor determina en gran medida la presión de malezas que el lote puede tener, considerando que, en algunos casos, las semillas de malezas pueden permanecer por muchos años inactivas en el suelo. 

“Las aplicaciones pre emergentes realizadas del modo correcto son el mejor seguro de una pastura libre de malezas en el inicio, y las aplicaciones post emergentes sólo deberían funcionar como un refuerzo”, enfatizó el especialista. En otro momento de su charla el Ing Lus hizo referencia a los costos del kilo de materia seca (kgMS) de las praderas permanentes y de cómo mayores eficiencias generan costos marcadamente menores “por ejemplo puede haber una diferencia de 0,35 a 0,40 $/kgMS… y esto es mucho dinero al año. Por ejemplo, en un tambo de 250 VO, que de pastoreo consuman 8 kgMS/VO/día, tener 0,30 $/kgMS a favor son nada menos que $ 219.000 por año”

Ambos expositores destacaron importancia que tiene un adecuado asesoramiento técnico profesional y que apunte a lograr cada vez mejores formas de gestionar su empresa.

El Ing Juan Lus aseguró que el cultivo antecesor y el manejo de malezas son factores determinantes de la implantación de pasturas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 10 =