Comienzan las pariciones: empecemos con el pie derecho

Comienzan las pariciones: empecemos con el pie derecho

Ing. Guillermina Osacar,
guillerminaosacar@live.com.ar
Dr. Guillermo Berra, 
guillermoberra@yahoo.com.ar

Para tener una crianza exitosa, tenemos que prepararnos para recibir bien a los terneros y así aumentar las posibilidades de tener buenos resultados en la  crianza.

Primero, lo primero: El preparto.

Es importante tener en cuenta, que el lugar donde ubicamos el preparto, tiene que estar cerca de la vista no sólo del responsable de atender los partos, si no también, de la mayor cantidad de gente posible, para que puedan ayudar en la detección de vacas a parir, y se lo informen al responsable.

El lugar donde se debe ubicar el preparto, debe tener condiciones de confort para la madre y el recién nacido. Esto implica que la vaca pueda parir en terrenos sin barro, empastados en lo posible. Es importante contar con un lugar para rotar el preparto en temporada de lluvias. Vacas pariendo en el barro, no es lo correcto, pero lo vemos muchas veces, lamentablemente, y aparece como algo hasta casi normal en los tambos. En el verano, el acceso a la sombra es fundamental para las vacas en el preparto, así como también tener acceso libre al agua de bebida y contar con suficiente frente de comedero, todo el año, obviamente.

Algunos establecimiento en Argentina, están encarando mejorar los lugares de parición de las vacas, armando un sector de parideras cubiertas, con piso de arena o de cama de paja, para mejorar el confort de la vaca, del ternero y de la gente que tiene que controlar los partos. Allí son llevadas las vacas póximas a parir y eso es un gran avance.

En el caso de tener que atender algún  parto con problemas, el personal, sea el tambero, o sea el partero o el mismo guachero-partero, debe contar con una manga, próxima al preparto, que tenga una puerta lateral, para poder sacar a la vaca si se cae. El piso debe ser antideslizante, para evitar que la vaca patine (alfombra de goma, rayado adecuado del piso, etc.). La manga debe estar techada y e iluminada, para poder atender partos aunque llueva o sea de noche.  

Tener una nursery es muy bueno, cercano a la manga, se debería organizar un sector cerrado para cuidados intensivos o nursery de los terneros nacidos con problemas, donde se puedan alojar con una cama de paja y una lámpara infrarroja, para darles calor. La nursery, está destinada a los terneros parteados, nacidos en temporales, etc.

Para tener en cuenta:

  • Designar un responsable de supervisar y atender los partos.
  • El lote de preparto, debe estar cerca de la vivienda del partero.
  • Confort, el lote de preparto, debe ser confortable para vacas y terneros
  • Capacitación del personal, es fundamental tanto del responsable de atender los partos como de otras personas que puedan colaborar con él.
  • Manga adecuada, con puerta lateral y piso antideslizante, que sea techada y tenga luz. Y cuente con agua para poder higienizar el lugar
  • Contar con elementos como sogas obstétricas, desinfectantes, guantes, etc.
  • Organizar una nursery para cuidados intensivos de los terneros nacidos con problemas, donde se puedan alojar con una cama de paja y una lámpara infrarroja para darles calor.
  • Contar con Heladera /freezer para el banco de calostro
  • Tener mechero para calentar agua para descongelar y/o entibiar calostro.
  • Farmacia para guardar los medicamentos y el equipamiento para la atención de los partos y de los terneros. El equipamiento sería: aspirador, sonda bucoesofágica, mamaderas, etc.
  • Se debe contar con una colchoneta forrada en plástico, para poner en el piso cuando se partea en la manga y evite que se golpee el recién nacido o disponer de una cama obstétrica

El primer día de vida del ternero.

Aunque el ternero no tenga ningún problema al parto, (dejaremos para otro artículo, lo que debemos hacer en los casos de terneros con problemas), debemos ocuparnos de que todos los terneros nacidos, reciban calostro y además se les desinfecte el ombligo al nacimiento. Hace varios años que estos temas son tratados, sin embargo, seguimos teniendo problemas de falta o insuficiente inmunidad en los terneros que ingresan a las crianzas, como así también, problemas con ombligos infectados, por citar los más comunes.

Desinfección del ombligo

Se realiza con tintura de yodo al 7 % en solución alcohólica (alcohol yodado). Se puede utilizar un recipiente de boca ancha, donde se sumerge todo el cordón para su desinfección, también se puede utilizar el envase del sellador de pezones a sifón. En algunos establecimientos, se realiza la liga del cordón con un hilo, previa desinfección y eliminación de los líquidos presentes en el cordón, la ligadura se realiza con hilo estéril a 2,5 cm. del cuerpo.

Todos los cuidados son pocos…

En época estival, es conveniente incluir además un curabicheras en pasta o en aerosol. Los curabicheras en aerosol son de fácil aplicación y evitan ensuciarse, y los de pasta son más persistentes, es decir que el producto va a permanecer más tiempo actuando, y comparativamente, son más económicos. Algunos establecimientos utilizan endectocidas inyectables en forma generalizada al momento del parto en verano, es una práctica que da buenos resultados y confieren protección a los terneros contra las bicheras en el primer mes de vida, sin embargo hay que tener en cuenta que debe incluirse en el costo de sanidad del ternero.

En los días siguientes al parto y ya en la guachera, es importante, que se continúe aplicando el alcohol yodado para lograr un correcto secado del ombligo. En esos casos, se puede usar un aplicador en spray.

Consumo de calostro:

Los mamíferos tienen un sistema inmunitario capaz de protegerlo de numerosas enfermedades. En el caso de los bovinos, la cantidad de capas que conforman la placenta impiden el traspaso de inmunoglobulinas de la madre al feto. Por lo tanto, los terneros, nacen sin protección contra las enfermedades. El calostro es rico en inmunoglobulinas, es decir agentes naturales de defensa, además es más digestivo, más rico en vitaminas y dos  veces más energético que la leche. Del calostro y el buen calostrado nos ocupamos en otra futura nota, pero destacamos su importancia que es realmente fundamental

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 20 =