Vivir las fiestas sin culpas

Alimentación saludable

Vivir las fiestas sin culpas

Lic. JOSEFINA MARCENARO

Licenciada en Nutrición

jmarcenaro@hotmail.com

Se acercan las fiestas y comienzan las consultas sobre cómo pasarlas sin perder el control… como bajar la culpa o cómo “sobrevivir” el momento.

¿Qué hacer para no perder el “control”?

La respuesta siempre se remite a lo mismo: ¿por qué ese miedo? ¿Qué se esconde detrás de esa culpa? ¿Por qué comer algo fuera de lo común significa tirar todo por la

borda?…

La idea es poder identificar los sen- timientos, ordenar los pensamientos y poder ver que el placer está más allá de la comida. Está en el compartir con nuestros seres queridos, el poder disfrutar sin ser tan duros con nosotros mismos. Saber y ser conscientes de las decisiones que tomemos. No decimos no estar en estado de alerta, sino no entrar en pánico.

Es real que si no tenemos control o tomamos buenas elecciones podemos llegar a consumir alrededor de 5000 calorías. Por eso, la mejor estrategia para estas fiestas es disfrutar sin excesos y sin perder el foco para “no sentir culpa”.

Algunos tips para lograr lo antes dicho

  • Prender el radar y elegir aquello que más te gusta. Investigaciones de la Universidad de Cornell nos relatan que elegimos lo primero que vemos: el 66% del plato contiene las primeras 3 comidas que visualizamos de un bufet, sin necesariamente ser los preferidos. Hay que “prender el radar y ver todo primero” es la mejor estrategia para poder darte el gusto de disfrutar tu comida preferida.
  • Hace un tiempo se publicó un estudio (revista British Journal of Nutrition) que llamaba poderosamente la atención, mencionaba que nuestra memoria registra el último bocado y si éste es sabroso y se disfruta, comeremos menos entre horas.
  • Ser consciente del acto de comer. No estar en “piloto automático”. Elegir conscientemente cada bocado, masticarlo, disfrutarlo.
  • Tener presente que va a haber más de un plato. Recordar las porciones chicas.
  • Buscar un lugar lejos de la mesa de la picada o dulces. Tener que levantare a buscar la comida hace que uno tome consciencia del acto y piense dos veces antes de hacerlo
  • Tener siempre a mano una copa de bebida no alcohólica. Dejar el alcohol para el brindis o un momento donde estemos conscientes de su disfrute. Recordar que aporta calorías.
  • Evitar llegar con hambre. No saltear comidas principales antes de la cena o evento porque hará que estés más impulsivo a la hora de elegir
  • Aprender a postergar. Siempre tendrás tiempo para comer lo que más te gusta, sin que se sea en la misma comida. Intentar poner foco en tus decisiones y las porciones que estás consumiendo…..recuerda tu objetivo: pasarla bien, disfrutar del momento y de la comida pero sin que genere malestar ni culpa.
  • Ser activo es fundamental….agregar la mayor cantidad de actividad física posible a tu día. Movernos siempre nos hace bien.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *