Ya 5 años del Concurso Crianza de Primera

El mayor evento masivo de capacitación de los últimos años en la lechería argentina.

Ya 5 años del Concurso Crianza de Primera

Ing. Agr. Carlos Imbach

cimbach@mastellone.com.ar                                           

Coordinador Concurso Crianza de Primera

Gerencia Plan Más Leche, Mastellone Hnos SA

Operarios de diferentes crianzas realizando la práctica de la rehidratación oral con sonda bucoesofágica durante una jornad a de capacitación.

Un concurso cuyo objetivo es motivar y capacitar

Como siempre lo hemos sostenido desde la empresa, el concurso de crianza es un incentivo, un juego sano de competencia entre pares cuyo objetivo primario y central fue y es motivar y capacitar la mano de obra de un área olvidada hasta poco en los tambos.

Para lograrlo se diseñó un concurso formal con ganadores y entrega de premios en el Simposio anual que realiza la empresa en Puerto Madero, pero que tiene tres requisitos para poder competir:

  • Participar de las jornadas de capacitación
  • Identificar y registrar todas las terneras nacidas durante los 6 meses en que se desarrolla el evento y
  • Y aceptar recibir la visita mensual de un técnico (médico veterinario o ingeniero agrónomo) enviado por la empresa sin cargo, con la tarea de monitorear nacimientos, ingresos y egresos de la crianza y las muertes ocurridas. Por supuesto cada técnico ha sido capacitado previamente para colaborar con los operarios en la implementación de las herramientas que se difunden y aconsejan usar en los cursos de capacitación.

Se genera así un vínculo muy positivo entre técnicos y operarios a lo largo de ese medio año de duración que facilita la adopción de tecnología, el intercambio de conocimientos, el aprendizaje y también la difusión de las buenas ideas que se encuentran en las crianzas y que les pueden servir a otras para mejorar su trabajo.

Tanto las jornadas de capacitación de los operarios como el entrenamiento de los técnicos están a cargo de los responsables técnicos del concurso, la Ing. Agr. Guillermina Osacar y el Méd. Vet. Guillermo Berra, dos de las personas que más han trabajado y saben del tema en el país.

Concurso en dos categorías y niveles por tamaño de tambo

Las crianzas se agrupan en dos grandes categorías: aquellas en donde el tambero hace las dos tareas (ordeña y atiende la guachera) y aquellas en que hay un operario exclusivo para la crianza. Dentro de esta gran división, hay subcategorías por cantidad de vacas en ordeñe, que está en relación directa con las terneras a ingresar a la crianza en el año, ya que una crianza, sea con pocas terneras para criar o con muchas, ofrece complejidades diferentes en cuanto al personal, recursos disponibles, etc.

La mortandad define ganadores

Finalmente ganarán el concurso en sus categorías, aquellas crianzas que tenga el menor porcentaje de mortandad medido entre el ingreso y el egreso de la crianza.

Dr. Guillermo Berra durante el desarrollo de la parte teórica de la capacitación de operarios.
Crianceros entrenándose para extraer los líquidos de los recién nacidos.

Novedades en las últimas ediciones del concurso

A partir de las dos últimas ediciones del concurso, se ha decidido impulsar fuertemente el uso de cuatro prácticas claves, tres mediciones y una incorporación:

  • Mediciones de calidad de calostro
  • Mediciones de inmunidad lograda en sangre
  • Mediciones de ganancia de peso diaria
  • Incorporación de la sala de partos y nursery para proporcionar un cuidado intensivo a las terneras recién nacidas.

La idea es que con las mediciones, tanto el criancero como el responsable del tambo, puedan monitorear y evaluar la calidad del trabajo y tomar medidas correctivas (de ser necesario) antes de que se produzca la muerte de los terneros.

Las mediciones predicen el resultado

Si medimos y sabemos que el calostro utilizado es de buena calidad por tener mucha inmunoglobulina, si detectamos que las terneras han adquirido un buen nivel de defensa en sangre y que su ganancia de peso (afectada fuertemente por diarreas, por ejemplo) está por encima de un piso establecido, podemos confiar en que vamos a lograr bajos porcentajes de mortandad y que las terneras superaran con éxito esta etapa crítica de su vida.

Mejores instalaciones son condiciones de trabajo al personal y mayores posibilidades de vida de las terneras

Con la sala de parto con techo, piso, luz y un brete más un sector de nursery  (atención del recién nacido) se buscan adecuadas condiciones de trabajo para el personal y la vaca próxima a parir y un ámbito confortable, libre del frío y la humedad, para las terneras recién nacidas.

La interacción técnico-operarios es clave

En esta dirección los técnicos que asisten, por parte de la empresa a las crianzas, se ocupan de trabajar con los operarios estos temas, llevar sus propias mediciones en cada crianza y conversarlas con el personal para que valoren la importancia de tenerlas. Con dos instrumentos como el refractómetro digital y la cinta de medición de peso, se puede obtener esta información clave en forma sencilla y rápida.

Mostralo por WhatsApp!!

Y en la edición 2019 del concurso se sumó a todos los participantes a un grupo de WhatsApp en donde se van publicando semanalmente fotos y logros de los diferentes participantes, ideas ingeniosas para mejorar el trabajo, reconocimientos a las mejoras que se van realizando, etc. Una forma moderna, ágil y rápida de extender conocimientos en forma horizontal.

El material a publicar lo van obteniendo los técnicos en su recorrida diaria aunque ya hay muchos crianceros que envían su propio material con la idea de colaborar con sus pares en la mejora de la tarea. El sistema se empieza a retroalimentar con el control de los responsables técnicos del concurso (Guillermina Osacar y Guillermo Berra).

Algunos resultados de mortandad en la crianza

En el relevamiento del 2014-2015 realizado a la totalidad de los tambos de la empresa, el dato de mortandad en la crianza era desconocido para el 15% de los remitentes mientras que en el resto, la mayoría era estimados ya que no era común registrar el dato de ingreso y egreso de la crianza por lo cual se desconocía la cantidad de muertos. El recuadro a continuación muestra un progreso fenomenal:

  • En cálculos realizados durante el trabajo de relevamiento inicial en 2014/15, se detectó una dispersión en el porcentaje de mortandad que iba del 0% al 43% según crianza.
  • En los 4 años en que se realizó el concurso (el quinto concurso está en curso) el porcentaje de mortandad logrado por los participantes nunca superó el 6,5% en promedio, registrado por los técnicos que monitorean y visitan las crianzas.
La Ing. Guillermina Osacar junto a crianceros durante la práctica de extracción de sangre para monitoreo de anticuerpos.
5899: Operarios entrenándose en la práctica de insertar la sonda buco esofágica para dar rehidratación oral o bien realizar un calostrado forzado.
Grupo de estudiantes de la Escuela Agrotécnica Nelly B. de Emerson (General Villegas) practicando la inserción de la sonda buco esofágica para la mirada del Dr. Guillermo Berra.

Mejoras en calidad del calostro utilizado y su conservación, y también en reparos y en vacunación pre-parto

Los muy buenos datos de mortandad se lograron por la suma de mejoras aplicadas a los diferentes eslabones que encadenan una crianza y entre ellos se destacan:

  • Mejoras en el control de la calidad del calostro utilizado mediante el refractómetro digital.
  • Creció el almacenamiento, mediante el congelado, del calostro de mejor calidad para su uso futuro.
  • Más crianzas determinan y monitorean el nivel de defensas alcanzado en sangre como consecuencia de calostrar mejor y con calostro de mejor calidad.
  • Crecimiento en la cantidad de crianzas que pasteurizan la leche de descarte sanitario.
  • Un fuerte crecimiento en la provisión de reparos, tanto en verano como en invierno.
  • Vacunación de las vacas y vaquillonas en el período de pre parto, con doble vacunación a 60 y 30 días antes de parir.

Prácticas que no cuestan y salvan vidas de terneras

Los participantes del concurso que asisten a los cursos de capacitación son entrenados en el uso de prácticas sencillas, al alcance de todos y de bajo o nulo costo que ayudan a la supervivencia del recién nacido.

La adopción de estas prácticas, en general desconocidas en el 2014 para la mayoría de las crianzas, ha sostenido el logro de los buenos resultados y facilitado el trabajo. Hay fuertes mejoras en las siguientes prácticas:

  • Uso del resucitador o extractor de fluidos.
  • Secado la ternera al nacimiento para prevenir hipotermia.
  • Giro de la cría al momento del parto para alinear el mayor diámetro del canal del parto con los hombros.
  • La solicitud de asistencia veterinaria si no hay progreso en el parto durante más de 20 minutos

Balance de 5 años…

  • El Concurso Crianza de Primera volvió a revalidar la idea de que hay mucho para trabajar y mejorar en el tambo que no requiere inversiones ni tecnología sofisticada sino poner el foco en el problema, ocuparse de implementar las soluciones y sostener los cambios en el tiempo
  • También que es clave que el personal esté involucrado en el logro de los resultados. Y esto se consigue capacitando, compartiendo el análisis de los resultados, conversando juntos las metas propuestas y escuchando sus aportes.
  • Y por sobre todo tiene que involucrarse el dueño o el encargado o un técnico contratado a tal efecto. El ordeñe, la alimentación, la crianza son todas tareas complejas, que demandan dedicación y por lo cual la gente que las realiza debe sentirse acompañada y que desde la conducción hay un interés puesto en el resultado de su trabajo. Para no caer en el “es lo mismo…”
  • Finalmente, esta herramienta demuestra que sigue existiendo avidez y necesidad en el sector de participar en capacitaciones y esfuerzos integrados para lograr mejores resultados. La clave es sostener las acciones en el tiempo.

En gran medida es gracias a “Los Guilles”

Hace muchos años que la Dirección y la Gerencia de Compra de Materia Prima de Mastellone Hnos. SA ofrecían a los remitentes la posibilidad de llevar a sus campos la asistencia de técnicos destacados del sector para abordar problemas específicos. En el año 2014 se organizaron charlas de apoyo a los productores sobre la crianza de los terneros. Fue así como empezamos a trabajar con el Dr. Guillermo Berra y la Ing. Agr. Guillermina Osacar y en el transcurso de esas reuniones nos dimos cuenta que “Los Guilles”, como afectuosamente los denominamos, tenían delineado un potente, práctico y sencillo paquete tecnológico de prácticas que se podían implementar inmediatamente en las crianzas y bajar rápidamente la mortandad. Este paquete, producto de sus conocimientos y experiencias personales realizadas a campo en años anteriores, ofrecía además una serie de herramientas sencillas, pero que no fácilmente accesibles en el mercado, para potenciar los resultados.

La empresa tenía dos inquietudes: realizar un evento lácteo importante en el año (que se tradujo en el Simposio Lechero) y promover actividades técnicas y herramientas que mejoraran la reposición y el crecimiento de los rodeos lecheros. Es decir, como si todas las piezas encontraran su lugar, se dio el encuentro entre una necesidad de la empresa y un paquete técnico probado y sencillo para un área muy olvidada en el tambo como lo era la crianza en ese entonces. Así se conversa con “los Guilles” la idea de realizar un concurso de crianzas que tuviera como requisito asistir a las charlas de capacitación técnica que ellos darían y lograr metas inferiores al 5% en el porcentaje de mortandad. Todo fue muy rápido. Guillermina y Guillermo se abocaron a crear el reglamento del concurso, las bases para participar, la organización de las reuniones técnicas y la empresa a contratar a los técnicos y proveer los instrumentos necesarios como las sondas buco esofágicas, los extractores de fluidos, elementos para rehidratación endovenosa, frontoluz, cintas para medir peso, materiales para evaluar inmunidad en sangre y muchos otros elementos que integraron un” kit” de herramientas necesarias para atender adecuadamente una crianza. Este “kit” fue entregado sin cargo a todos los participantes del concurso. Y así se dio inicio a una de las experiencias más importantes, por lo masivo, que se ha llevado a cabo en la lechería argentina en la última década.

A 5 años de aquel inicio siempre tenemos presente que sin aquel paquete de conocimientos, prácticas y herramientas que tenían ajustado Guillermina y Guillermo y que estaban dispuestos a ponerse al frente y difundirlo masivamente, es muy probable que esta experiencia nunca se hubiera concretado.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 1 =