EL NIÑO

Perspectiva agroclimática 2018/2019

“El Niño” y sus riesgos

Ing. Agr.  Eduardo M. Sierra

Especialista en Agroclimatología

edmasi@fibertel.com.ar

El Niño: ¡¡leamos la letra chica!!

Los informes de los principales centros nacionales e internacionales de estudio del clima anuncian el advenimiento de un episodio de “El Niño” que se desarrollaría durante la temporada primavero estival 2018/2019.

Como en el inconsciente colectivo nacional, “El Niño” es el gran héroe climático, esta mención genera la seguridad de que se acerca una temporada de buenas lluvias. Complementariamente, el inconsciente colectivo nacional está convencido de que las peripecias que sufre la política económica del gobierno se deben a la mala cosecha causada por la sequía provocada, en la campaña precedente, por la gran villana climática, o sea “La Niña”.

Si juntamos las dos cosas, nos encontramos que el inconsciente colectivo nacional, tanto el público como el privado, percibe a “El Niño” como la “revancha climática” que originará  la “revancha productiva” que aportará la “revancha económica” que necesitan la sociedad y el Estado.

Sin embargo, al mismo tiempo se escuchan algunas voces de preocupación que nos recuerdan que “El Niño” no está exento de riesgos, y suele causar inundaciones y la crecida de los grandes ríos en el Litoral Fluvial y la Cuenca del Salado de la Pcia de Buenos Aires, afectando negativamente a la economía de las Provincias aledañas.  Cabe recordar las inundaciones ocurridas en la campaña 2016/2017, que causaron la pérdida de casi dos millones de hectáreas cultivadas y el anegamiento de grandes extensiones de campos bajos ganaderos. Además, “El Niño” suele causar sequía y fuertes calores en el Noroeste Argentino, afectando negativamente su economía regional.

Esta preocupación nos lleva a pasar de los titulares a leer la letra chica de los informes climáticos.

El Niño, débil y errático

Así nos enteramos que, la mayoría coincide en señalar que se trataría de un episodio débil y algo errático, con efectos diferentes según el área geográfica que se considere:

  • No causaría eventos extremos como inundaciones y crecidas de los ríos en las zonas anegables de la Mesopotamia y el Nordeste, aunque no pueden descartarse problemas locales.
  • No provocaría sequía en el Noroeste.
  • El centro y el sudeste de la Región Pampean atravesaría una temporada con precipitaciones moderadamente superiores a lo normal, pudiendo producirse moderados anegamientos en la Cuenca del Salado.
  • Debido a la debilidad del fenómeno, durante el verano 2019, el sudoeste de la Región Pampeana podría sufrir sequía y fuertes calores, con efectos negativos en la agricultura y la ganadería.

  • Previendo un “Niño” débil, podemos decir que se trataría de una temporada con riesgos moderados de excesos de agua pero que no podemos desestimarlos.
  • Por lo tanto, según la zona, habrá que prepararse para hacer frente a distintos tipos de contingencias.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *